EFEManagua

El Poder Judicial de Nicaragua ratificó los fallos de culpabilidad y condenas de entre 8 y 13 años de prisión contra un grupo de 13 opositores y críticos del presidente Daniel Ortega, informó este viernes el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

“En los Tribunales de Apelaciones han sido declaradas sin lugar las apelaciones, confirmando las injustas sentencias condenatorias”, informó el Cenidh, que calificó la decisión de la Justicia nicaragüense de “farsa y persecución judicial”.

Los denominados “presos políticos” habían sido declarados culpables por delitos considerados “traición a la patria” y otros económicos, a inicios del presente año, en juicios que el Cenidh y organizaciones similares calificaron de “nulos”, porque supuestamente fueron celebrados al margen de la ley, a puertas cerradas dentro de una prisión, sin seguir el debido proceso, y sin que los acusados tuvieran acceso a sus defensas o a las pruebas.

“Al ser rechazadas las apelaciones se impone que los abogados, dentro del término de diez días, tengan que interponer el recurso de casación, donde la Corte Suprema de Justicia cerrará el ciclo de la represión y complicidad sin límites que existe entre el régimen Ortega Murillo y el Poder Judicial”, señaló el Cenidh.

Los convictos a quienes se les confirmó sus sentencias son los exaspirantes a la Presidencia Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro y Miguel Mora, los exvicecancilleres José Pallais y Víctor Hugo Tinoco, las líderes opositoras Ana Margarita Vijil, Tamara Dávila y Violeta Granera, los dirigentes campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena, el empresario José Adán Aguerri, y el periodista deportivo Miguel Mendoza.

Los 13 fueron capturados en 2021, en medio de una ola de arrestos contra opositores, críticos del Gobierno de Daniel Ortega, y profesionales independientes, previo a las elecciones del 7 de noviembre pasado, en las que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión.

El Cenidh culpó a Ortega y a Murillo de tomar las decisiones del Poder Judicial desde su mansión, ubicada en la residencial de El Carmen, en el oeste de Managua.

“No cabe duda que el Poder Judicial es una vergüenza, se han convertido en unos 'machoteros' obedientes de los dictados de El Carmen. No analizan, no estudian los recursos que se interponen, solo saben confirmar las sentencias espurias”, resaltó el Cenidh.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), más de 180 personas permanecen en las cárceles de Nicaragua en calidad de “presos políticos”.

La privación de libertad por razones políticas, señalada por los organismos humanitarios, se acentuó en 2018, cuando los nicaragüenses salieron en masa a protestar contra Ortega, y fueron reducidos con ataques armados.

La CIDH asegura que en dichas protestas murieron al menos 355 personas. Ortega, quien sostiene que se trató de un “golpe de Estado fallido”, ha admitido en diferentes ocasiones la muerte de 200 nicaragüenses.