EFELima

La izquierda peruana manifestó su rechazo a la presencia en Perú de una delegación del partido político español Vox, que esta semana se reunió con varios líderes y representantes de partidos de derecha, entre ellos la excandidata presidencial Keiko Fujimori.

La comitiva de Vox llegada a Perú estuvo conformada por su vicepresidente y diputado, Víctor González, el eurodiputado Hermann Tertsch y el director de la Fundación Disenso, Jorge Martín Frías.

Durante su estancia en Perú, mantuvieron encuentros con congresistas de partidos derechistas como el ultraconservador Renovación Popular, Avanza País y Fuerza Popular, la formación de Fujimori.

También sumaron nuevas adhesiones a la Carta de Madrid, un manifiesto anticomunista promovido por Vox para crear una alianza de ámbito iberoamericano a la que se unieron no solo congresistas de esos tres partidos sino también influyentes empresarios como el dueño del canal de televisión Willax.

"Al fascismo no se le debe ceder ni un centímetro. Es vergonzoso y peligroso que en el bicentenario de nuestra independencia se acoja con tanta condescendencia a una ultraderecha foránea fascista, racista y colonial que se alimenta del miedo y la violencia", dijo la líder de Nuevo Perú y excandidata presidencial, Verónika Mendoza.

El partido de Mendoza, que tiene a dos ministros en el Gobierno, también advirtió que "Vox es un partido abiertamente racista, xenófobo y antidemocrático que está en contra de la libertad y de la democracia con el pretexto de enfrentar el 'comunismo'".

"Sería un mal precedente para nuestra democracia el minimizar o normalizar dicha presencia. Por ello hacemos un llamado a todos los demócratas a rechazar la visita de los representantes de los sectores más oscuros y retrógrados de la sociedad europea y española", sentenció Nuevo Perú.

Por su parte, la coalición izquierdista Juntos Por el Perú (JP), que tiene a un ministro en el Ejecutivo, advirtió de que todos los actores políticos que se consideren democráticos en Perú "deberían saber que no se puede abrir a la puerta a una agrupación fascista como Vox y menos acordar compromisos de trabajo conjunto".

"Las bancadas que participaron en estos encuentros, tal como lo hicieron en la segunda vuelta cuando pretendieron desconocer los resultados electorales, persisten en seguir actuando de manera antidemocrática y desestabilizadora", señaló el grupo parlamentario de Juntos Por el Perú en un comunicado.

"Al mismo tiempo, dejan en evidencia que siguen creyendo que nuestro país es una colonia", agregó.

Asimismo, Guillermo Bermejo, congresista del partido oficialista Perú Libre, criticó la reunión de los integrantes de Fuerza Popular con los emisarios de Vox porque "de historia los fujimoristas saben menos que de ética".

"Ser usados los hace creerse generales de guerra cuando solo son carne de cañón", concluyó el parlamentario de Perú Libre, cuyo partido no ha hecho ninguna manifestación oficial al respecto.