EFEMiami

La Asamblea de la Resistencia Cubana, de la que forman parte opositores de dentro y fuera de Cuba, afirmó este martes que la anunciada visita de los Reyes de España a la isla es "insultante" y "viola los derechos humanos" y anunció que protestará pacíficamente para que los españoles entiendan su "dolor".

Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático Cubano, un grupo del exilio en Miami, se preguntó en una rueda de prensa en Miami qué coherencia tiene "sacar a un dictador (Francisco Franco) del Valle de los Caídos" para visitar a un "tirano" (Raúl Castro) en La Habana.

"Esta visita es una ofensa del Estado español a los derechos y libertades de los pueblos latinoamericanos", dijo el dirigente del exilio, quien llegó a equiparar la política de España hacia Cuba con la del Foro de Sao Paulo, una plataforma de organizaciones políticas de izquierda y extrema izquierda, que también -dijo- intenta "darle vida a un régimen tenebroso".

Gutiérrez encabezó una rueda de prensa con otras figuras del exilio y ex presos políticos en Cuba y exiliados de Nicaragua y Venezuela en la que el principal punto fue la visita que los Reyes Felipe VI y Letizia realizarán a Cuba del 10 al 16 de noviembre.

No solo lanzó, al igual que el resto de los asistentes, abundantes críticas a esta decisión del Gobierno español sino que se remontó a la lucha de Cuba por su independencia de España (1898) y dijo que la visita de los Reyes reabre "antiguas heridas" por el "trato" que recibieron los independentistas de parte del "Imperio español".

El opositor cubano hizo un llamamiento a los partidos políticos españoles a que se pronuncien sobre esta visita "insultante para el pueblo de Cuba", que se produce, además, en un momento de "tanta represión" contra los opositores en la isla y cuando hay una ofensiva internacional para aislar a la "tiranía castrocomunista".

"Rechazamos y denunciamos en los términos más enérgicos y civilizados" esta "insultante visita", subrayó Gutiérrez, quien dijo que la "contribución" de España no debería ser celebrar los 500 años de historia de La Habana sino que esa ciudad y un país "pueda tener un día de libertad" después de 60 años de "tiranía".

Todo esto hace -dijo- que "sea difícil" para los opositores cubanos, que "tanto han apoyado la integridad de España", no simpatizar con los catalanes que quieren independizarse contra un "Estado lleva a cabo este tipo de insultos a los derechos humanos".

Gutiérrez aseguró que quienes defienden la libertad van a aprovechar cada momento para protestar por esa visita real, pero no quiso dar detalles de los planes que se preparan.

El Gobierno de Estados Unidos, por el contrario, fue ensalzado en la rueda de prensa por su política de seguir imponiendo sanciones con el fin de estrechar el "cerco" en torno al Gobierno de Cuba.

Gutiérrez dijo que lo que el Gobierno de Donald Trump está haciendo es un "hermoso gesto de solidaridad" con el pueblo cubano y con los de otros países que sufren sus "efectos nocivos", como Venezuela y Nicaragua, y pidió a la comunidad internacional sumarse a un "frente" para acabar con la "tragedia de Cuba".

Enarbolando una bandera formada por las enseñas de esos tres países, la opositora nicaragüense Muñeca Fuentes señaló al respecto que hay que ir a la "raíz" de los problemas, que, a su juicio, es Cuba. "Hay que aplastar la cabeza de la serpiente", subrayó.

"Liberar a Cuba es liberar a América", apostilló Gutiérrez, quien aseveró que, con las protestas violentas en diversos países democráticos, en las que -dijo- se ve la "mano subversiva" del "castrocomunismo", están mostrando el "terrible costo de tolerar por 60 años una dictadura en el corazón de las Américas".

Diego Suárez, de Inspire America, apuntó que EE.UU. debería reaccionar al hecho de que el Gobierno español se oponga al capítulo de la ley estadounidense Helms-Burton que permite que los cubanoestadounidenses cuyas propiedades fueron expropiadas después del triunfo de la Revolución de 1959 demanden a empresas o particulares que lucren con ellas.

Gutiérrez, por su parte, recordó que cubanos, nicaragüenses y venezolanos son numerosos en Florida y sus votos van a ir para aquellos aspirantes al Congreso de EE.UU. que velen por sus intereses y actúen contra quienes vayan contra ellos.

En la rueda de prensa se renovó además el apoyo a una hoja de ruta para salir de la dictadura y transitar hacia la democracia con unas elecciones libres que es apoyada desde hace más de 20 años por casi todas las organizaciones opositoras cubanas y será ratificada en Miami este próximo viernes en presencia del secretario general de la OEA, Luis Almagro.