EFEManagua

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco llamó este viernes en Nicaragua a practicar dos días de "duelo nacional" por las personas que han muerto en el contexto de la crisis social, política y de derechos humanos que vive el país desde hace tres años.

"La Unidad Nacional Azul y Blanco está haciendo una invitación a dos días de duelo nacional, a que cada nicaragüense de cada municipio del país, haciendo uso de sus propias expresiones locales de resistencia ciudadana no violenta, de sus propios mecanismos de expresión, se sumen a este duelo nacional", dijo el dirigente opositor y aspirante a la Presidencia, Félix Maradiaga, en conferencia de prensa.

El llamado se da cuando faltan dos días para que se cumpla el aniversario número tres de la llamada "insurrección cívica", en la que miles de nicaragüenses salieron a las calles de todo el país para protestar por unas reformas a la seguridad social, que se convirtieron en un reclamo contra el abuso de autoridad del Gobierno de Daniel Ortega, luego que aplastó las manifestaciones con ataques armados que dejaron cientos de presos, muertos o desaparecidos.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), entre abril y julio de 2018 al menos 328 personas fueron asesinadas durante las protestas. Organismos locales reportaron hasta 684 desde ese año hasta mediados de 2020, mientras que Ortega, quien busca ser reelegido en las elecciones de noviembre próximo, ha admitido 200.

EXPRESIONES DE LUTO

Los ataques contra los manifestantes, y una estricta prohibición de expresiones de rechazo hacia Ortega, que incluyen no enaltecer los símbolos patrios sin permiso de la Policía, han reducido casi al mínimo las protestas antigubernamentales en las calles, en lo que Estados Unidos ha definido como "una política de cárcel, exilio o muerte" de parte del Ejecutivo sandinista.

"Estos dos días de luto nos podemos expresar de la manera que nosotros creamos más idónea: si quieres hacer un altar para las víctimas en su casa, hágalo y súbalo a las redes sociales con la etiqueta #YoNoOlvidoAbril; si quiere vestirse de luto, prende una candelita por los presos políticos. Ese es el espíritu de abril, un granito de arena para esta lucha", dijo la dirigente de la Unidad, Alexa Zamora.

Según datos reconocidos por la CIDH, actualmente en Nicaragua hay 125 "presos políticos", de los cuales 115 fueron arrestados a partir de las protestas de 2018 y diez antes de ese año.

Con la esperanza de que las próximas elecciones traigan un cambio de Gobierno tras más de 14 años de mandato sandinista, la Unidad Nacional también renovó una serie de compromisos con las víctimas de los ataques armados una vez que Ortega salga de poder.

COMPROMISO Y REPRIMENDA

Entre estos compromisos está que "Nicaragua firme y ratifique el Estatuto de Roma para adherirse al sistema mundial de derechos humanos", con el objetivo de enjuiciar a Ortega por "crímenes de lesa humanidad".

También se comprometió a dar justicia a las víctimas y sus familiares a través de un Poder Judicial independiente, la creación de una Comisión de la Verdad, indemnizar a los afectados, crear una Fiscalía independiente, derogar la Ley de Amnistía, garantizar la no repetición, así como el retorno seguro y reinserción social de los más de 103.000 exiliados.

Al concluir la rueda de prensa, miembros de la Unidad y familiares de víctimas encararon a grupos de policías antidisturbios que rodeaban el lugar donde estaban reunidos, para gritar consignas como "¡Justicia para las víctimas!", "¡Viva Nicaragua libre!", o "¡Se van, se van, y nunca volverán!".

"La policía tiene sus manos manchadas de sangre, pero ustedes están a tiempo de reflexionar, ¿para qué defender a la familia de Ortega, que está robando miles de millones de dólares de Venezuela?, ¿no les da vergüenza? ¡Abran sus mentes, abran sus ojos, no se dejen manipular!", les increpó Maradiaga.

Nicaragua no vivía una crisis sociopolítica tan profunda desde los años de 198 del siglo pasado, cuando Ortega gobernó por primera vez, entre 1979 y 1990.