EFECaracas

Venezuela va dejando atrás los efectos del apagón que mantuvo al país a oscuras durante varios días mientras el sector privado evalúa los daños que dejó el abrupto corte de suministro eléctrico y los venezolanos se preparan para un nuevo fin de semana de movilizaciones y protestas en las calles.

Aún con algunas zonas del país y de la propia Caracas sin suministro eléctrico, los mercados de hortalizas aparecían hoy de nuevo abastecidos en la capital venezolana mientras los propietarios hacían cuentas de las pérdidas por los días sin luz.

"Yo tengo entre 1,8 millones y 2 millones de bolívares en mercancía semanalmente (entre 550 y 600 dólares al cambio oficial), he podido vender, salvar 1,2 millones (360 dólares)", explicaba a Efe David Torres en un mercado del este de la capital.

Algunos comerciantes sortearon el apagón subastando la mercancía, cobrando en dólares o en lo que los clientes pudieran pagar. Otros simplemente redujeron los precios y alguno dejó fiado el producto a los compradores con la confianza de cobrarles eventualmente.

Silvio Lomascolo, un vendedor en un mercado municipal del este, dijo que apenas pudo salvar el 50 % del producto.

"Un 50 %, lo que pude salvar amistosamente con mis compradores", dijo.

Sin embargo, en el país de la hiperinflación parece que la falta de luz no ha hecho aumentar los precios de vegetales y frutas.

"Tengo que mantener los precios porque si no se va la gente", explicó Torres.

Las mayores patronales del país, Fedecámaras, Consecomercio y Fedeagro, aún recaban datos sobre las secuelas que dejó la falla eléctrica entre sus socios y no han dado datos aún.

La asociación de ganaderos señaló el miércoles que el sector perdió más de 5,6 millones de dólares por la descomposición de millones de litros de leche y unas 2.000 toneladas de carne.

Empresas Polar, el principal productor de alimentos de Venezuela, reportó pérdidas superiores a los 5 millones de dólares por la oleada de saqueos que sacudió al estado de Zulia, que hace frontera con Colombia, luego del apagón.

Mientras tanto, el chavismo y la oposición se preparan para mostrar músculo de nuevo en la calle tras el apagón.

El presidente Nicolás Maduro volvió hoy a acusar del corte de electricidad a Estados Unidos asegurando que se trató de una "acción de guerra" y responsabilizando directamente al asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

"John Bolton dirigió el ataque al sistema eléctrico venezolano, lo supervisó, se realizó desde la ciudad de Houston, y desde la ciudad de Chicago como complemento", afirmó.

Maduro anunció además la creación del "comando para la defensa de los servicios básicos estratégicos del Estado venezolano", que estará conformado por cuatro cuerpos de la Fuerza Armada con el fin de garantizar la "operatividad" de los servicios básicos ante eventuales sabotajes.

El chavismo tiene previsto marchar en Caracas para "celebrar el gran triunfo del pueblo" sobre el apagón y la oposición también ha convocado a sus seguidores.

Diputados opositores preparaban el viernes asambleas en toda Venezuela para difundir los planes del jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por una cincuentena de países.

Guaidó tiene previsto enviar un mensaje como "presidente interino" contra la "usurpación" de Nicolás Maduro.

"Unidos y movilizados por el cese de la usurpación. Venezuela se organiza para salir de la dictadura y ayudar a nuestra gente", apuntó Guaidó en la red social Twitter.

El diputado opositor Franklyn Duarte, del estado Táchira (oeste), indicó a Efe que hablarán sobre cómo se ha avanzado "hasta llegar hasta aquí y cuál ha sido la evolución" desde que empezó la "lucha" el pasado 23 de enero, cuando el líder del Parlamento se proclamó presidente.

"A nosotros nos toca mantener y estimular en todo caso que la iniciativa política de calle no decaiga (...) aunque el fin último no se ha logrado que es el derrocamiento del dictador", expresó por su parte el diputado Américo de Grazia, del estado Bolívar, fronterizo con Brasil.