EFE NewsMiami

El artista plástico Xavier Cortada quiere despertar la consideración en los feriados en EE.UU. por el Día de Acción de Gracias y a través de la exhibición en internet "Pandemic | Miami Corona Project" busca que las personas mantengan los protocolos ante la covid-19 para así "no propagar el virus en nuestras mesas".

La muestra, que se expone de forma virtual a través de la Galería Wynwood de la Universidad de Miami, consta de una serie de trabajos y videos de "performances" que Cortada ha elaborado desde mediados de marzo, con los primeros casos del nuevo coronavirus, y que sirven como un tributo para aquellos que no estarán en las reuniones familiares en estas fechas.

"Esto sigue, tenemos que mantener toda la vigilancia para evitar que algo catastrófico se ponga peor", señaló en entrevista con Efe el artista cubano-estadounidense, quien cree que la población aún no se puede dar el lujo de pensar que el actual es ya "un mundo post-covid".

MÁS QUE CIFRAS DE CASOS Y MUERTES

Cortada quiere humanizar y dar contexto a la tragedia de la pandemia, que por momentos parece solo un ritual de cifras, como aquellas que dan cuenta de más de 960.000 casos y 18.000 muertos en Florida, y en ese sentido los proyectos de la exposición, inaugurada el pasado 20 de este mes, son un registro "en tiempo real" de las pérdidas humanas.

Así, el video "Miami Pronouncement" muestra a Cortada llevando un registro escrito a mano de todas las muertes por la covid-19 ocurridas en el condado Miami-Dade, desde la primera de ellas, el 26 de marzo, y que desde entonces convirtieron a esta jurisdicción en el epicentro en Florida del coronavirus, con más de 220.000 casos confirmados y casi 3.800 muertes hasta la fecha.

"Trato de humanizar estos sufrimientos, mientras que algunos políticos dicen que es menos que la gripe y que no es gran cosa", señaló el también profesor del Departamento de Arte e Historia del Arte de la Universidad de Miami.

Cortada cree que las muertes consignadas en su cuaderno de notas "fueron prevenibles".

Como responsables de una mala respuesta gubernamental señala no solo al gobernador de Florida, Ron DeSantis, sino también al presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, quien, como recuerda Cortada, confesó al periodista Bob Woodward que él sabía de la gravedad que suponía el SARS-CoV-2 y además desaconsejó el uso de las mascarillas.

Por ello, los trabajos de la muestra no solo son un tributo a los fallecidos, sino también "un registro de todo el daño hecho a los estadounidenses que no tendrían que haber pasado", dijo el artista.

UN RITUAL DE DESPEDIDA

La exhibición incluye también un video de la performance "Honoring the Dead", efectuada el 8 de mayo en una playa de cara a la bahía vizcaína y en la que Cortada realiza 454 marcas en la arena a modo de ritual de despedida, en honor al mismo número de personas que hasta ese momento habían muerto en Miami por la covid-19.

Marcas que las olas borran, aunque no las vidas representadas en este lugar, que usualmente es un sitio de recreación pero que el artista convierte en un funeral: "Imagina caminar en esa playa y ver 454 cadáveres unos al lado de otros, estarías horrorizado", señaló.

En esa línea, el trabajo "Saying Goodbye: An Offering of Gratitude" constituye una suerte de ritual de despedida de "aquellos seres queridos que no estarán con nosotros durante las vacaciones y de los que no pudimos despedirnos cuando murieron en el aislamiento de una UCI (Unidad de Cuidados Intensivos)", como explicó.

Cortada, cuya obra es parte de la colección permanente del Pérez Art Museum Miami (PAMM) y del Phillip and Patricia Frost Art Museum, está convencido de que con la llegada de las vacunas se volverá de a pocos a una cierta normalidad, no obstante alerta que no se puede volver a la misma en cuanto a sostenibilidad y cambio climático.

"Cuanto más sigamos contaminando el planeta, más ecosistemas seguirán colapsando", "cuanto más globalización y deforestación, veremos más oportunidades de que ocurran otras pandemias", advierte Cortada, quien en el pasado ha creado instalaciones artísticas en los polos Norte y Sur para abordar la crisis ambiental.

El arte es siempre un recordatorio porque "la memoria es de corto alcance", señaló.