EFEUSAHonolulu (HI)

Se cuentan por decenas las veces en las que Hollywood se ha fijado en la II Guerra Mundial para contar historias heroicas, románticas o catastróficas, pero lo que animó al reparto de "Midway" a participar en esta película sobre el ataque a Pearl Harbor fue la debilidad y el miedo de sus personajes.

Centrada en la decisiva batalla de Midway, una base militar ubicada en el medio del océano Pacífico, la última película de Roland Emmerich ("Godzilla", "Independence Day") combina la acción con momentos de sufrimiento y duda de los militares que combatieron en la guerra, interpretados por un elenco liderado por Luke Evans, Patrick Wilson, Dennis Quaid, Ed Skrein, Nick Jonas y Darren Criss.

"No solo existía el miedo obvio ante la muerte. Muchos soldados tenían temor de caer y fallar al resto de sus compañeros o al país entero. Algunos estaban aterrorizados", razonó en una entrevista con Efe Darren Criss, la estrella televisiva que antes de enfundarse el uniforme militar levantó suspiros en la serie musical "Glee".

A pocos minutos de la base militar de Pearl Harbor (Hawái), donde japoneses y estadounidenses se enfrentaron en una batalla que cambió el rumbo de la historia, el actor reflexionó sobre la guerra.

"Es el único villano de la película, por lo que supone para las personas de ambos bandos", aseguró.

"Casi tenían más miedo de no defraudar al país y a su equipo que de fallarse a sí mismos -opinó-. Ese nivel de valor es tan desinteresado que me deja sin palabras".

Criss habló de este modo en una isla repleta de memoriales y muestras de respeto a los soldados que lucharon en un frente decisivo para EE.UU. durante la II Guerra Mundial, y que la cinta revive basándose en hechos y personajes históricos que hacen de "Midway" otro homenaje facturado por Hollywood.

"Lo veo patriótico en el sentido de saber que pasó en tu país y de dónde venimos. Pero el resto es más histórico, no trata de dejar a nadie por encima. Me parecería una visión poco acertada de la cinta", consideró.

A su lado, Keean Johnson ("Euphoria", "Spooksville") señaló la juventud de muchos de los soldados que combatieron en ese capítulo negro de la humanidad.

"Mi personaje tenía miedo como muchos otros niños que acababan de llegar a adultos. O incluso ni eso, en esta situación muchos eran aún niños", destacó.

"Esa fue la razón principal por la que quise hacer la película -justificó-, porque hay un golpe de realidad que es importante. No puedes esperar que toda la gente en esa situación esté perfecta".

A pesar de que la mayoría del reparto se inclinó más por la parte histórica del filme que por el patriotismo estadounidense habitual en muchas películas de este género, algunos actores como Dennis Quaid ven "ambas partes" en "Midway".

"Yo conocía a mi personaje desde que era un niño, por lo que fue un honor para mí interpretarlo", aseguró Quaid sobre el almirante William F. Halsey, quien estuvo al mando de la flota estadounidense en el frente del Pacífico durante casi toda la II Guerra Mundial.

Por su parte, su compañero de reparto Patrick Wilson, utilizó la biografía escrita por el agente de la inteligencia estadounidense Edwin T. Layton, para interpretarlo.

"Era alguien que internalizaba mucho todo, pero hay que entender de dónde vienen estos personajes y la responsabilidad que sentían por sus compañeros todos los días al despertar", explicó Wilson sobre una debilidad que, en su caso, tuvo que contener frente a las cámaras.

"Midway" llega a los cines este fin de semana, coincidiendo con el Día de los Veteranos en EE.UU. y de la mano de Emmerich, uno de los cineastas que ha creado más éxitos en taquilla ajenos a las todopoderosas franquicias de Marvel o Star Wars.