EFE NewsMiami

Después de años en los que la música latina era dominada por canciones sobre fiestas desenfrenadas, dinero y sexo, las cosas están cambiando. Artistas y productores de todos los géneros entrevistados por Efe aseguran que ha comenzado una nueva era en la que el romance ha recuperado su sitial de honor.

“Estamos empezando otra vez la era del romance. Eso se nota por todas partes”, aseguró la legendaria reguetonera Ivy Queen, quien se declaró “feliz” de que las letras de todos los géneros regresen a contar “el amor y el desamor”.

“Todos estamos un poco cansados de las letras explícitas. El alma necesita un cariñito, más en estos tiempos tan duros”, afirmó la estrella, quien liderará el sábado 10 de abril el concierto gratuito y digital Urban Divas, para crear conciencia sobre la equidad de género y el racismo.

Aunque la música de “La Caballota” se ha caracterizado por letras intensas de fuerza femenina, “yo nunca crucé la raya y siento que ya están aprendiendo que se puede decir lo mismo, pero de una forma menos ofensiva”.

Es justamente lo que caracteriza canciones como “Telepatía”, de la canadiense de padres colombianos Kali Uchis, que es la canción más reproducida en TikTok esta semana y la segunda más popular en la lista “Hot Latin Songs” de Billboard.

Otros discos llenos de canciones de amor y desamor son “Revelación” de Selena Gomez, “Sin Miedo (del amor y otros demonios) de Uchis, “Mis manos” de Camilo y “Todavía me amas: Lo mejor de Aventura”, que recoge los grandes éxitos de la agrupación de bachata que lanzó a Romeo Santos.

El balance entre el lenguaje directo de hoy con el romance es algo en lo que se viene enfocando el productor colombiano Mauricio Rengifo, mejor conocido como “El Cali” por su trabajo como intérprete al lado de su hermano Alejandro, con quien conforma el dueto Cali y el Dandee.

“En esta industria o te diferencias por la letra o por la música. Muchos de los géneros de moda requieren de un beat (ritmo) conocido por el público, como lo es el dembow del reguetón. Los artistas que quieren destacarse están buscando superarse con fusiones interesantes y una lírica mejor pensada”, subrayó Rengifo, quien con su socio Andrés Saavedra está detrás de algunos de los grandes éxitos de la música latina, comenzando por “Despacito”.

Para el también compositor e intérprete Édgar Barrera, quien colabora regularmente con artistas como Camilo y Christian Nodal, a esto se suma “una saturación del público, particularmente en una época en la que todos nos vimos obligados a estar en casa y realmente escuchar música, prestar atención”.

LOS INTERCAMBIOS DE PÚBLICO

Por otro lado, la música latina está viviendo un momento muy particular. El foco de productores y audiencias internacionales está sobre la industria y todos sus actores.

“He escuchado a gente del mercado anglo que dice que casi todo suena igual, y que las traducciones son las mismas. Hay demandas por cosas más interesantes. En esa búsqueda, el amor es el centro de la vida y un tema que se entiende en todas las culturas”, manifestó el productor Sebastián Krys, quien ha trabajado con artistas de la talla de Shakira, Luis Fonsi, Ricky Martin y Enrique Iglesias, entre muchos otros.

Esa atención sobre la música latina también está detrás del acercamiento entre los artistas urbanos y los del regional mexicano, los dos géneros más populares entre las audiencias bilingües en Estados Unidos, donde hay un mayor consumo de música pagada.

“Las canciones románticas o rompevenas emocionan a todo el mundo. Son las que funcionan mejor en los nuevos mercados”, reconoció el popular cantautor de corridos Gerardo Ortiz.

Son justamente ese tipo de canciones las que han triunfado cuando se encuentran musicalmente los géneros. Buenos ejemplos son “100 días” del baladista mexicano Carlos Rivera y el reguetonero colombiano Maluma con su éxito en mariachi “Otra botella” de Ortiz, o el dúo cubano urbano Gente de Zona y “Pa´olvidarme de ella” de Nodal y el cuarteto colombiano Piso 21.

EL AMOR NUNCA PASA DE MODA

En su última entrevista, que fue en Miami con la agencia Efe, el legendario baladista mexicano José José aseguró que no estaba “nada preocupado por las letras pasadas del reguetón”.

“Cada generación tiene su lenguaje, pero siempre hay momentos en los que se necesita una canción de amor”, manifestó.

El mismo mensaje dio el cantautor Armando Manzanero cuando pasó por la ciudad a recibir el Premio Billboard a la Leyenda el año pasado, en lo que sería su última aparición internacional. “Todos estos jóvenes me han dicho que quieren hacer un tema conmigo”, reveló en la alfombra roja de los galardones.

Es algo de lo que llevan años convencidas la cantautora puertorriqueña Kany García y su colega panameña Erika Ender, quienes tienen entre ambas más de una decena de Grammys e incontables nominaciones.

“El amor nunca pasa de moda”, afirmó García. Para Ender, seguir escribiendo baladas dedicadas al amor “es entender que el público siempre regresa a la esencia, al corazón”.