EFEUSAMiami

Más de 81.000 personas visitaron la feria Art Basel de Miami Beach, que del 5 al 8 de diciembre reunió a más de 4.000 artistas de 269 galerías provenientes de 70 países de todo el mundo, y que se consolida como "el foro líder de arte moderno y contemporáneo de la región".

En un comunicado, el director de Art Basel para América, Noah Horowitz, aseguró que "la feria se ha convertido en el evento cultural ineludible tanto para coleccionistas como para la siguiente generación de mecenas, así como un punto de reunión para la clase creativa americana".

La feria, que abrió sus puertas el pasado jueves, culminó su décimo séptima edición este domingo con peores cifras de asistencia respecto a 2018, año en el que logró acoger a más de 83.000 visitantes.

Pese a que la organización no ofreció datos oficiales sobre las ventas, los dueños de varias galerías afirmaron que esta edición ha sido muy "fructífera" en este sentido.

"Esta ha sido una de las ediciones de mayor éxito en Miami Beach hasta la fecha, lo que significa que Art Basel sigue siendo una de las más respetadas, serias y relevantes ferias de arte a nivel internacional", señaló una de las dueñas de la galería Sprüth Magers, Monika Sprüth.

"Hemos vendido 48 trabajos en los primeros tres días, incluyendo tres esculturas de bronce de gran tamaño de Woody De Othello", aseveró por su parte la fundadora de la galería Jessica Silverman de San Francisco.

Medios especializados como Art News informaron de algunas ventas como la pintura de Sam Gilliam "Four" (1970), que se vendió por 900.000 dólares, la obra de Francis Picabia "Intervention d'une femme au moyen d'une machine", por 850.000 dólares, o el cuadro de Jonas Wood "Yellow Orchid with Baby Snake", por 750.000 dólares.

En 2019 Art Basel dio la bienvenida a veinte galerías que participaban por primera vez en la feria, de las cuales doce son americanas, como la Barro Arte Contemporáneo de Buenos Aires.

Al igual que cada año participaron también las galerías más importantes de Europa, Asia, África, y Oriente Medio, así como representantes de 200 museos e instituciones culturales.

La feria también contó con una exposición dedicada al arte del pintor y grabador español Francisco de Goya (1746-1828) con la muestra "Desastres de la Guerra", que reunió 82 grabados realizados entre 1810 y 1815, en el contexto de las guerra napoleónicas.

Como novedad destacó el espacio Meridians, cuya curadora fue Magalí Arriola, directora del Museo Tamayo (México), que albergó 34 proyectos de gran tamaño, desde esculturas y pinturas, hasta instalaciones y proyecciones cinematográficas con las que se buscó empujar los límites del arte tradicional.

La nota de color de este año la dio el artista italiano Maurizio Cattelan, que con su obra "Comedian" (comediante) acaparó la atención de miles de los visitantes que pasaron por el Centro de Convenciones de Miami Beach y se quisieron fotografiar con su polémica pieza.

Su obra hecha con una banana pegada a la pared con cinta adhesiva que se vendía por 120.000 dólares tuvo un final imprevisto cuando otro artista se la comió.

El artista neoyorquino David Datuna llegó el sábado al espacio de la galería parisina Perrotin y delante de un numeroso público que le grababa y fotografiaba con sus teléfonos despegó la banana de la pared y se la comió, según pudo verse en los vídeos que circulan por redes y medios.

Datuna anunció que se trataba de una "performance" de un "artista hambriento" antes de llevarse a la boca a "Comedian", y mientras se comía la fruta agradeció al artista italiano y a la galería por la fruta y preguntó si tenían más.

No obstante, la historia no acaba ahí, ya que, según la policía de Miami Beach, un hombre fue arrestado el domingo después de vandalizar la pared dónde se encontraba esta obra de arte.

Los investigadores señalaron que escribió algo relacionado con la reciente muerte de Jeffrey Epstein, que fue condenado por abuso de menores y que se suicidó en su propia celda.

Roderick Webber, de 46, escribió con pintalabios rojo "Epstien no se suicidó" cometiendo un error al escribir el nombre del fallecido.

Finaliza así el atracón cultural de la Semana del Arte en Miami, en la que en torno a Art Basel, la ciudad acoge innumerables eventos paralelos, como la muestra Pinta, que también exponen obras de arte contemporáneo.