EFEUSAMiami

San Agustín, la ciudad más antigua de Estados Unidos, celebra mañana martes su 450 aniversario mientras ultima los detalles de la visita, la próxima semana, de los reyes de España para celebrar la fundación de la urbe el 8 de septiembre de 1565 por el asturiano Pedro Menéndez de Avilés.

Durante estos días, San Agustín ofrece a vecinos y visitantes un gran festival con actividades musicales, culturales y gastronómicas en el casco antiguo de la ciudad, decorado con banderas españolas para conmemorar esta histórica efeméride.

Entre las actividades previstas para este martes destacan una procesión, una misa conmemorativa y una recreación del desembarco de Pedro Menéndez de Avilés (1519-1574) en la misión Nombre de Dios, donde se cree que se celebró además el primer rito católico en EEUU.

Con estas actividades se destaca la relación histórica entre España y la ciudad, que concluirá con el XX Foro España-Estados Unidos, que se celebrará del 18 al 20 de septiembre y contará con la presencia del rey de España, Felipe VI, y la reina Letizia.

Los reyes de España llegarán a San Agustín después de visitar Washington, donde el jefe de Estado español se reunirá el próximo día 15 con el presidente estadounidense, Barack Obama.

Con motivo de esta celebración, el centro de estudios The Hispanic Council publicó un informe el que analiza cómo esta efeméride puede contribuir a reforzar las relaciones entre ambos países y destacó que estas "raíces no han recibido la atención que merecen dentro de los libros de Historia".

Daniel Ureña, coautor del informe junto con Inés Royo, destaca en un comunicado que "una historia compartida es la mejor garantía para un futuro común".

Por este motivo, considera "esencial" proseguir en el esfuerzo de recuperar "las relaciones históricas para seguir potenciando la vinculación entre ambos países" y recordó que el hecho de que haya unos 53 millones de hispanos en EEUU ofrece a España una "ventaja competitiva frente a otros países" por la unión de idioma y cultura.

Y es que esa relación es anterior a la que EEUU mantiene con el Reino Unido, pues los españoles establecieron en el norte de la costa atlántica de Florida el primer asentamiento permanente 42 años antes que los ingleses hicieran lo propio en 1607 en Jamestown, situado en Virginia, en el noroeste del país.

Desde su fundación, San Agustín se convirtió en la ciudad más importante de la región durante cerca de tres siglos, pero la presencia española en EE.UU. se remonta más atrás en el tiempo.

En marzo de 1513, Juan Ponce de León arribó a la costa oriental de la península, cerca del actual Cabo Cañaveral, y, en consecuencia, dio comienzo a la historia moderna de Estados Unidos.

Y en 1559 se estableció en la bahía de Pensacola, al noroeste de Florida, el primer asentamiento europeo de la historia de EEUU, una expedición comandada por el navegante español Tristán de Luna que llegó a Florida con once barcos y 1.400 personas.

Sin embargo, este núcleo fue arrasado dos años después por un huracán que diezmó la expedición, que perdió cinco barcos, centenares de colonos y la mayor parte de los suministros y alimentos.

Cuatro años más tarde se fundó San Agustín y desde ese momento la ciudad tuvo que soportar los ataques de los franceses y de cualquier peligro que viniera del mar hasta que en 1819 Florida fue vendida a los estadounidenses, aunque durante dos décadas estuvo bajo el control británico.

Para esta defensa se construyó el fuerte de San Mateo, que preside la vista desde el mar de la villa, visitada anualmente por cientos de miles de personas que aprovechan la calidad de sus playas y la conservación de su entorno histórico, de marcado tono español.

Este reconocimiento del legado español se inició a inicios de año, y en febrero pasado, las peatonales calles del barrio Colonial se vistieron de gala para homenajear al almirante Menéndez.

Con motivo de esta celebración una delegación municipal de Avilés visitó la ciudad, a la que hizo entrega de una réplica a escala del San Pelayo, el galeón a bordo del cual el explorador español arribó a las costas floridanas.