EFEUSAMiami

Con el título de "La noche no será eterna" un libro inédito del fallecido opositor cubano Oswaldo Payá con propuestas para que los cubanos salgan de su situación saldrá a la venta en Amazon este 5 de julio, antes de su presentación en Miami.

Rosa María Payá, hija del disidente fallecido en 2012, señaló a Efe que el 25 de julio el libro será presentado en la sala Varela de la Ermita de la Caridad, el lugar donde el exilio cubano recibió a su padre en el año 2002, después de que recibiera el premio Sájarov.

El libro se subtitula "peligros y esperanzas para Cuba", está prologado por la viuda de Payá, Ofelia Acevedo, y su propósito no es otro que, como explica su autor, "ayudar a descubrir que sí podemos vivir el proceso de liberación y reconciliación y caminar al futuro en paz".

"En este libro mi padre hace una reflexión sobre cómo y porqué los cubanos hemos llegado a este punto de la Historia y cómo podemos salir", afirma Rosa María Payá, dirigente del movimiento Cuba Decide que promueve la celebración de un plebiscito para que el pueblo cubano pueda decidir qué sistema político desea para su país.

"Es posible un proceso de liberación", dice la opositora sobre lo que su padre dejó escrito antes de ser "asesinado", según sus palabras.

La familia de Payá, fundador del Movimiento Cristiano Liberación en 1988, afirma que el accidente de automóvil en el que él y el también disidente Harold Cepero murieron el 22 de julio de 2012 fue provocado por agentes del régimen castrista.

Rosa María Payá dice que aquel año su padre les pedía a su madre y a ella que le recordaran que tenía que sacar tiempo para el libro que ahora va a salir al mercado, de 282 páginas, entre las que se incluyen después del epílogo los documentos políticos más importantes de que también fue el organizador del Proyecto Varela.

El mensaje de "La noche no será eterna" está ahora incluso más vigente que cuando fue escrito, dice la hija del autor, para la que leer este libro es como escuchar a su padre hablando.

Payá comienza explicando su "intención" al escribir este libro, en el que reflexiona, entre otras cosas, sobre la "descristianización", "la cultura del miedo" y el "asalto a la familia", pero también de educación, de economía, de corrupción, de clases sociales y la "hora del cambio" en Cuba.

La última parte está dedicada a la reconciliación. El epílogo significativamente se titula "Hay que soñar".

En el prólogo, Ofelia Acevedo dice que Oswaldo Payá disfrutaba de su trabajo como ingeniero especialista en electromedicina, pero su "verdadera vocación" fue "la búsqueda incesante de caminos pacíficos que permitiesen a los cubanos conquistar los derechos fundamentales que nos han sido negados por la dictadura castrista".

"De ahí la fuerza de su liderazgo, que trasmitía confianza, seguridad y optimismo a los que lo escuchaban, devolviéndoles una nueva esperanza", afirma su viuda.

Acevedo subraya que en este libro Oswaldo Paya invita a "mirar hacia el futuro con confianza, a mantener viva esa esperanza, y darnos cuenta de que podemos por nosotros mismos salir del marasmo donde la dictadura cubana quiere vernos hundidos".