EFERedacción deportes

Los Philadelphia 76ers de Joel Embiid vencieron este domingo como visitantes a unos San Antonio Spurs que, liderados por el austriaco Jakob Poeltl, plantaron cara todo el partido pero que fueron incapaces de darle la vuelta a un marcador en el que siempre fueron por detrás (109-115).

Las últimas seis veces que se habían enfrentado los dos equipos ganaron los Sixers (27-19), sextos de la Conferencia Este. Los San Antonio Spurs (17-30) acogían a los Sixers en la posición decimotercera de la Conferencia Oeste.

El partido lo dominó el camerunés de los Sixers Joel Embiid con 38 puntos, 12 rebotes, 6 asistencias y un tapón.

El pívot atraviesa un excepcional estado de forma y con su actuación de esta noche ya suma cinco encuentros seguidos anotando al menos 30 puntos.

Junto a Embiid destacaron Tyrese Maxey y Tobias Harris con 18 puntos cada uno.

Por los texanos, Jakob Poeltl logró 25 puntos, 10 rebotes, 2 asistencias y 4 tapones; mientras que Dejounte Murray consiguió 19 puntos, 9 rebotes, 12 asistencias y un robo.

El español Juancho Hernangómez no tuvo minutos en el conjunto dirigido por Gregg Popovich.

EMBIID MARCA TERRITORIO

El encuentro comenzó con Embiid marcando territorio, tirando desde todos los ángulos (2 de 2 intentos de dos puntos, 2 tiros libres acertados y un fallo desde el triple) y atrapando 2 rebotes en los primeros minutos del partido.

Con todo el equipo de los Sixers pasándole la bola al gigante camerunés desde el medio campo y el pívot controlando el juego como base, el partido transcurría igualado con un leve liderazgo de los visitantes (20-22 a tres minutos del final del primer parcial).

Sin embargo, los Sixers empezaban a hacer brecha en el marcador a un minuto del final del segmento (23-29) con canasta de Andre Drummond y que fijaría el marcador al concluir el primer cuarto.

Pasaron casi dos minutos del segundo parcial antes de que se moviera el marcador, con otra canasta de Drummond seguida rápidamente por otra entrada efectiva de Tobias Harris, que conseguía la máxima ventaja de la noche hasta el momento (23-33 a falta de 9.55 para el descanso).

A los cuatro minutos del segundo segmento, un sensacional mate a una mano de Drummond tras pase alto de Harris mantenía con la ventaja de 10 puntos para los Sixers, una diferencia que Embiid aumentó luego a 12 tantos (29-41 con 5.50 por jugarse).

Poeltl lideraba a los Spurs (13 puntos y 5 rebotes en la primera mitad) y dejó un mate a tres minutos del paso por el vestuario.

Devin Vassell, con un triple, acercaba temporalmente el marcador, pero dos canastas seguidas de Embiid (16 puntos y 6 rebotes en los dos primeros cuartos) no daban respiro a los de San Antonio (39-47 con 2.34 en el reloj).

Ambos equipos jugaron los últimos instantes de la primera mitad como si fuera el final del partido y como si, pese a la diferencia de diez puntos, estuvieran empatados.

Lamentablemente para los Spurs, un robo y carrera de campo a campo materializado en mate en solitario de Charlie Brown Jr. dejaba el luminoso con 12 puntos de ventaja para los visitantes (47-59).

DUELO DE PÍVOTS

La segunda parte comenzó con canastas de Poeltl y Murray disminuyendo la diferencia para los de San Antonio (51-59 con 10.50 por disputarse).

Un triple de Keldon Johnson acercaba el marcador un poco más, pero a los Spurs, con un Embiid que les amenazaba desde todas las partes, les resultaba difícil seguir recortando y evitar que los Sixers continuaran con unos 10 puntos de ventaja en el tercer parcial.

Popovich sentó un rato en el banquillo a Poeltl después de que le anularan una canasta discutida cuando el marcador señalaba 68-82 a falta de 3.50.

Los Spurs trataban de impedir la escapada de los Sixers, pero Embiid, de mate a una mano entre dos oponentes, seguía sin dejar espacio para la esperanza de sus rivales al final del tercer cuarto (77-88).

Poeltl estrechó de nuevo la ventaja en el comienzo del último parcial y, cuando los Sixers volvían a marcharse de nuevo, varias jugadas de Murray acercaron una vez más el marcador (88-94 con 8.46 para el final).

Los Sixers no querían ceder terreno y apretaban en defensa, pero otra canasta de Poeltl redujo aún más la diferencia (94-99 a falta de 6.39).

En un gran duelo de pívots, Embiid se colgaba del aro como paseando por la pintura y Poeltl le contestaba inmediatamente con otra canasta (101-107 con 3.42 en el reloj) .

A 33 segundos del final, los Spurs todavía apretaban el cuchillo entre los dientes y una escapada de Murry ponía el marcador al límite (109-111).

Pero Embiid metió dos tiros libres (109-113) a 14.9 segundos del final y White falló un triple para los Spurs, con lo que se desvanecieron finalmente las esperanzas de los locales.