EFEChicago (EE.UU.)

El baloncesto profesional femenino estadounidense de la WNBA ya tiene desde este domingo a las Chicago Sky como las nuevas campeonas sorpresa al concluir su vigésimo quinta temporada en la historia de la competición tras vencer por 80-74 a las Phoenix Mercury en el cuarto partido de las Finales ganaron por 3-1 al mejor de cinco.

El título fue el primero que consiguen las Sky después que ya habían perdido las Finales del 2014 cuando se enfrentaron a las Mercury, que entonces fueron sus verdugos.

Las nuevas campeonas de la WNBA tuvieron a la base Allie Quigley como la líder encestadora del ataque balanceado al aportar 26 puntos, incluidos cinco triples.

Pero sería la veterana alero Candace Parker la que se convirtió en la gran figura del partido al conseguir un doble-doble de 16 puntos, 13 rebotes y cinco asistencias que hicieron la diferencia a favor de las Sky, que solo hasta el último partido de la temporada regular no habían podido asegurar el pase a los playoffs, donde no estaban entre las favoritas al triunfo final.

Parker, nativa de Illinois, que ganó dos títulos de la NCAA con Tennessee y luego fue la primera selección del sorteo universitario y Novata del Año en 2008, disputó su primera temporada con las Sky después de haber jugado con Los Angeles Sparks desde que llegó a la WNBA y con quienes ganó también el título de liga en el 2016.

Su deseo de regresar a casa, como agente libre, firmó con las Sky y este domingo hizo historia al darles el primer título de campeonas que consigue la franquicia de Chicago.

"Todo lo que el equipo atravesó durante el año nos preparó para esto", declaró Parker. "Estábamos nueve abajo, once abajo, pero nada afecto nuestra moral de mantenernos en la lucha, como hicimos durante toda la temporada y ahora estoy muy orgullosa de este grupo, de la lucha y mentalidad ganadora que presentamos".

Las Sky tuvieron que llegar al triunfo tras remontar un marcador que le fue adverso durante la mayor parte del partido, que de haberlo perdido hubiese forzado un quinto a jugarse en Phoenix, por tener las Mercury la ventaja de campo.

Cuando quedaban 5:25 minutos para el final las Sky estaban abajo en el marcador 65-70, fue el momento que la escolta Kahleah Copper, que acabó como la Jugadora Vás Valiosa (MVP) de las Finales, había sido decisiva en los partidos anteriores, surgió con su mejor baloncesto para darle los puntos decisivos al equipo de Chicago con una aportación de 10 tantos.

Mientras que la base Courtney Vandersloot también volvió a ser la directora perfecta en el ataque de las Sky al conseguir un doble-doble de 10 puntos, 15 asistencias y capturó nueve rebotes, en otra exhibición de jugadora completa.

Vandersloot, la jugadora que más minutos estuvo en el campo, 38, aseguró la victoria con los puntos finales desde la línea de personal.

La pívot española Astou Ndoura-Fall, que disputó cinco minutos como reserva y falló los dos tiros que hizo a canasta, incluido un triple, se convirtió en la tercera española en ganar un anillo tras haberlo hecho antes Amaya Valdemoro (Houston) y Anna Cruz (Minnesota).

Las Sky, que se unieron a la WNBA como equipo de expansión en 2006, se convirtió en la décima franquicia en ganar un título de liga, al hacerlo en la temporada del aniversario de plata de la WNBA.

El equipo de Chicago lo hizo a pesar de un récord de temporada regular de 16-16; el sexto de la Conferencia Este, lo que hace que las Sky se conviertan en la cabeza de serie más baja en ganar el campeonato desde que la WNBA pasó a su formato actual de playoffs en 2016.

Las Sky debutaron con marca de 5-29 en 2006, perdiéndose los playoffs las primeras siete temporadas antes de avanzar a la postemporada por primera vez en 2013 detrás de la Novata del Año, la alero Elena Delle Donne y la pívot Sylvia Fowles, que luego abandonaron al equipo para iniciar una nueva reconstrucción que las ha llevado hasta su primer título de campeonas sorpresa.

Mientras que James Wade, se convirtió en el tercer entrenador negro en ganar un campeonato de la WNBA, uniéndose a Michael Cooper que lo hizo con las Sparks y Corey Gaines, que lo hizo con Phoenix, que hasta la derrota sufrida frente a las Sky tenían marca perfecta de 4-0 en las Finales que habían disputado.

La pívot Brittney Griner con 28 puntos, incluidos 18 en la primera mitad, cuando acabaron con ventaja parcial de 37-44, y la legendaria escolta-alero, la hispana Diana Taurasi, y la escolta Sky Diggins-Smith anotaron otros 16 tantos cada una que al final no fueron suficientes para evitar la derrota y quedarse sin lo hubiese sido su quinto título de campeonas.

Sonia Salazar