EFEFoxborough (EE.UU.)

El entrenador en jefe de los Patriots de Nueva Inglaterra, Bill Belichick, dijo que el equipo toma la acusación de agresión sexual contra su nueva adquisición, Antonio Brown, "muy serio".

El martes, su exentrenadora, Britney Taylor, presentó una demanda en el Distrito Sur de Florida, donde acusa al jugador de agresión sexual en tres ocasiones separadas, incluida una violación.

Darren Heitner, un abogado que representa a Brown, dijo que su cliente planea contraatacar.

Por su parte, el agente de Brown, Drew Rosenhaus, indicó que "estas acusaciones son falsas".

Agregó que "él niega cada una de ellas", dijo Rosenhaus. "Estoy muy seguro de que su equipo legal tiene hechos que probarán esto", dijo.

Aclaró que el jugador "cooperará con los Patriots, con la NFL, con cualquier investigación, con la NFLPA".

Brown firmó con los Patriots el sábado sólo unas horas después de ser liberado por los Raiders de Oakland.

Belichick, en conferencia de prensa el miércoles, indicó que "Sobre la situación de Antonio, tanto él como sus representantes han hecho declaraciones y yo no voy a ampliar nada".

"Hemos investigado la situación, la estamos tomando muy en serio... Estoy seguro de que hay preguntas, pero no voy a entrar en ninguna discusión sobre ese tema.", agregó

La acusadora de ha indicado que está dispuesta a hablar con la NFL.

Mientras, se desconoce qué movimiento hará la liga al respecto, pero es posible que coloquen al jugador en la Lista de Exenciones del Comisionado, y por lo tanto no podría entrenar, ni jugar y tampoco asistir a los partidos.

Lo que sí se le permitiría es asistir a las instalaciones del equipo para reuniones, entrenamientos individuales, terapia y rehabilitación y otras actividades no relacionadas con el fútbol si la franquicia lo permite.

Britney Taylor fue identificada en la demanda federal y citada en una declaración proporcionada por su abogado, David Haas, por lo tanto se le nombra, aunque normalmente los medios de comunicación no identifican a las presuntas víctimas de agresiones sexuales.

Brown estuvo presente al comienzo de la práctica el miércoles, pero Belichick no dijo si jugará el domingo contra los Dolphins de Miami.

"Lo tomamos un día a la vez. Como siempre lo hacemos", dijo Belichick cuando se le preguntó sobre el estado de Brown para la segunda semana del campeonato.