EFEHouston (EE.UU.)

El intermediarista Brandon Lowe demostró en el momento oportuno porqué es considerado uno de los mejores toleteros de la Liga Americana, y pegando par de cuadrangulares permitió que los Rays de Tampa Bay empataran la Serie Mundial.

En el segundo partido del Clásico de Otoño, que se juega en la sede "burbuja" de Arlington (Texas), Lowe se lució con el tolete al pegar par de cuadrangulares y tres carreras remolcadas, el antesalista Joey Wendle también impulsó tres anotaciones y los Rays vencieron 6-4 a los Dodgers de Los Ángeles.

"Sabía que mi crisis con el bate tendría que llegar a su final porque nunca perdí la confianza en mi juego y además es algo que forma parte del deporte del béisbol", declaró Lowe al concluir el partido, que se disputó ante una asistencia de 11.472 espectadores.

El resurgir del bate de Lowe, el mejor toletero de los Rays durante toda la temporada regular, se dio en el momento que más lo necesitó el equipo después de haber perdido el Primer Partido de la Serie al no poder descifrar lo lanzamientos que les hizo el estelar zurdo de los Dodgers, Clayton Kershaw.

De esta manera, con la victoria los Rays ponen el empate (1-1) en la serie del Clásico de Otoño que se juega al mejor de siete.

Lowe, de 26 años, se convirtió en el primer jugador en conectar dos cuadrangulares que puso a ambas orillas del campo en un partido de la Serie Mundial.

El segunda base, un All-Star hace dos años como novato y candidato al Jugador Más Valioso (MVP) este año, había enfrentado una pésima postemporada al irse con 6 de 56 con 19 ponches y ni un juego de múltiples imparables entre los 15 que habían jugado los Rays.

Pero los Rays siguieron confiando en él y Lowe les demostró que no estaban equivocados, que su poder ofensivo seguía presente y lo recuperó en el momento decisivo.

El ataque con la batería lo representó Lowe (2), que sacó la pelota del campo en dos ocasiones.

Lowe desapareció la pelota en el primer episodio contra la serpentina del abridor derecho Tony Gonsolin, sin corredores por delante.

El intermediarista viajó nuevamente a la caja de bateo en el quinto episodio, enfrentó al relevo Dustin May, cuarto de siete lanzadores que el piloto de los Dodgers, Dave Robets, utilizó para hacer frente a la ofensiva de los Rays.

Lowe le conectó a May cuadrangular con un corredor por delante que aseguró la ventaja de los Rays en la pizarra.

El juego de múltiples jonrones de Lowe fue el número 55 en la historia de la Serie Mundial, el séptimo para un segunda base y el primero para un jugador de los Rays.

La recuperación de su mejor forma de Lowe, que ayudó a guiar a los Rays al título de la División Este de la Liga Americana, fue una señal de bienvenida para un equipo de Tampa Bay cuyas luchas ofensivas eran importantes, particularmente con la posibilidad de caer 0-2 ante los Dodgers.

Lowe había bateado .269 / .362 / .554 con 14 jonrones en 56 juegos durante la temporada regular.

Mientras que Tampa Bay mantiene el poder de sus toletes. Establecieron un récord con 28 jonrones en esta postemporada, y al ingresar a la Serie Mundial, casi el 72% de sus carreras se realizaron a través de la pelota larga.

Por los Dodgers, el ataque se compuso de tres jonrones, iniciando con el guardabosques Chris Taylor (1), que pegó de cuatro esquinas en el quinto episodio con un corredor en el camino contra los lanzamientos del abridor Blake Snell.

El receptor Will Smith (1) y el receptor Corey Seager (1) también se volaron la barda.

La serie se reanudará el viernes con el tercer juego de la serie. Los Rays llevarán a la lomita a Charlie Morton, mientras que los Dodgers subirán como su abridor a Walker Buehler.