EFESan Francisco (EE.UU.)

Stephen Curry ofreció otra exhibición anotadora para enmarcar, pero esta vez envuelta en la aureola de ser histórica tras superar al mítico y legendario Wilt Chamberlain como el líder anotador de todos los tiempos de los Golden State Warriors.

El momento requería que Curry pusiese todas sus esencias de jugador único en la pista del Chase Center y así lo hizo al conseguir nada menos que 53 puntos y ante uno de los mejores equipos de la liga, los Nuggets de Denver de Facundo Campazzo, que jugó 21 minutos y presenció en primera persona el vendaval anotador del base de los Warriors, quienes se impusieron por por 116-107.

El propio Curry, que llegó al partido con 18 puntos para batir la marca de Chamberlain, había adelantado que deseaba no sólo batirla sino "disfrutar" de un gran partido y de un triunfo, algo que consiguió en plenitud.

Curry anotó 21 puntos en el primer cuarto, lo que le dio 17.786 en su carrera. Eso superó los 17.783 de Chamberlain con la franquicia, un récord que tenía desde 1964.

El base de 33 años anotó 14 de 24 tiros de campo, incluidos 10 de 18 triples y 15 de 16 desde la línea de personal.

Curry, dos veces ganador del premio de Jugador Mas Valioso (MVP) de la liga agregó, seis rebotes y cuatro asistencias en 36 minutos de juego.

Además llegó a los siete partidos consecutivos, anotando al menos 30 puntos, la racha más larga de un Warrior desde Rick Barry durante la temporada 1966-67.

Curry también sumó su tercer partido en lo que va de temporada superando la barrera de los 50 puntos y el noveno de su carrera.

El ala-pívot Draymond Green lo apoyó como el compañero ideal al conseguir 18 puntos, siete rebotes y siete asistencias, mientras que el alero canadiense Andrew Wiggins anotó 17 tantos y el escolta Kent Bazemore agregó otros 14 con los Warriors (26-28).

El alero mexicano estadounidense Juan Toscano-Anderson formó parte de la noche histórica de Curry y los Warriors al disputar 24 minutos como reserva y estar perfecto con una aportación de dos puntos, anotó el único tiro que hizo a canasta, capturó cinco rebotes defensivos, dio una asistencia, recuperó un balón, perdió otro y cometió una falta personal.

La manera como jugaron los Warriors, pese a tener otros dos titulares lesionados, les permitió demostrar que cuando esté todo el equipo recuperado, y la próxima temporada vuelva el escolta Klay Thompson, habrán recuperado de nuevo la condición de máximos aspirantes al título de liga.

Al menos anoche dieron esa sensación ante unos Nuggets que no pudieron con el mejor juego individual y de equipo de los Warriors, a pesar que el pívot serbio Nikola Jokic volvió a ser el líder que aportó un doble-doble de 27 puntos, 12 rebotes y ocho asistencias.

El joven ala-pívot Michael Porter Jr. también destacó al conseguir 24 puntos y nueve rebotes.

También volvió el base titular, el canadiense Jamal Murray, que anotó 17 puntos antes de lesionarse de nuevo, esta vez en la rodilla izquierda, en el último minuto del partido luego de sufrir una fuerte caída debajo de la canasta.

El jugador canadiense tuvo que ser ayudado para que saliese del campo y no regresó, sin que hasta el momento el equipo haya informado del alcance de la lesión.

Murray regresó a la alineación titular después de perderse los últimos cuatro partidos con dolor en la rodilla derecha.

Su puesto fue ocupado de nuevo por el base argentino Facundo Campazzo, que aportó seis puntos en los 21 minutos que estuvo en el campo.

Campazzo anotó 2 de 3 tiros de campo, con 2-2 desde fuera del perímetro, no fue a la línea de personal, capturó tres rebotes defensivos, repartió dos asistencias, recuperó cuatro balones y cometió cuatro faltas personales, sin que nunca pudiese frenar la inspiración encestadora de Curry.

Denver tomó una ventaja de 56-61 en el medio tiempo, pero Golden State tomó control en el tercer cuarto, superando a los Nuggets con parcial de 43-22 para una ventaja de 99-83.

Los Nuggets superaron a los Warriors 36-54 en la pintura, pero el equipo de Golden State anotó 18 triples por ocho de Denver, siendo una de las claves de su victoria.

Denver (34-20) ahora ha perdido dos partidos seguidos, después de haber establecido su mejor racha ganadora con ocho triunfos consecutivos.

Los 10 triples de Curry marcaron el partido número 18 de su carrera con al menos una decena, 13 más que cualquier otro jugador en la historia de la NBA, lo que hizo que su noche histórica fuese todavía mucho más mágica e inolvidable.