EFE NewsMiami

El Museo de Ciencia Phillip y Patricia Frost de Miami despierta del letargo de la pandemia del COVID-19 con una exposición sobre la capacidad de la ciencia para desentrañar misterios y resolver problemas, que brinda además la oportunidad de conocer rompedoras investigaciones científicas aún en desarrollo.

"Power of Science", que abrirá sus puertas al público este viernes, está estructurada en cuatro áreas (océanos, medio ambiente, universo y cuerpo humanos) y es la nueva exhibición permanente del Frost.

De la mano de científicos como Jacques Piccard y Sylvia Earle, los visitantes conocerán de primera mano las profundidades del océano y los elementos usados para explorarlo como una réplica del traje de buceo JIM, diseñado para mantener una presión interior de una atmósfera pese a las condiciones exteriores.

También aprenderán sobre el funcionamiento del cuerpo humano y podrán ver una progresión de cómo las enfermedades afectan a este o cómo cada vez se está personalizando más el campo de la medicina desde el punto de vista microscópico para curar esas enfermedades.

El museo ha contado con la colaboración de la Universidad de Miami (UM) y eso ha permitido incorporar al contenido proyectos de investigación que "rompen barreras en múltiples fronteras".

"Esas investigaciones están pasando en este mismo momento y tenemos la suerte de poder ver el comienzo y eventualmente veremos los resultados", dijo a Efe la directora de educación del museo, Daniella Orihuela.

Los visitantes, que "poco a poco" vuelven a llenar las salas del museo, disfrutarán desde este mismo viernes de los últimos avances científicos con elementos completamente interactivos, como un simulador con el que el visitante construye sus propias barreras para contrarrestar los huracanes.

Otro de esos elementos permite ver cuál es el efecto de las condiciones climáticas en la barrera coralina.

"Cuando entras te dan la bienvenida los diferentes científicos de la historia como Charles Darwin, Albert Einstein o Marie Curie que han hecho investigaciones inimaginables. Les presentamos la historia y continuamos con las investigaciones de científicos que están trabajando a día de hoy y rompiendo esas barreras", dijo Orihuela.

Otro de los grandes atractivos, tanto para los menores como para los adultos, es aprender mediante pantallas táctiles lo que ocurre cuando unes dos o varios elementos de la tabla periódica o ver cómo nadan los tiburones, tortugas y mantas rayas del acuario de la exhibición.

TURISTAS SORPRENDIDOS

El museo reabrió sus puertas bajo estrictas medidas de seguridad el pasado 11 de junio para aquellos con abono anual.

El público general tuvo que esperar hasta el 15 del mismo mes para poder volver a visitarlo, aunque hay plantas que "se han mantenido cerradas para prevenir el contagio".

Para muchos las medidas de seguridad como medir la temperatura, llevar mascarilla o evitar cualquier tipo de contagio ya son algo habitual, aunque algunos de los turistas que comienzan a dejarse caer tímidamente por lugares como este se sorprenden.

"Nunca habíamos experimentado este tipo de medidas de seguridad antes, pero es lo necesario para mantener a todo el mundo a salvo", dijo a Efe el ruso Dennis Israfilov, que junto a su familia llegó desde Vancouver (Canadá) el pasado sábado.

Dennis reconoció que "al principio estaba un poco asustado de volar", una sensación que después de las primeras 24 horas se le pasó. "Si todo el mundo hace todo lo que debe hacer", "nos mantendremos a salvo", subrayó.

Sin embargo, desde el museo saben que no todo el mundo piensa como Israfilov y que todavía hay gente un poco reacia a salir y volver a visitar estos lugares.

Saben que el flujo de turistas internacionales se reducirá mucho.

La exhibición, que comenzó a construirse hace dos años, presenta un contenido muy diverso para "atraer a un público nuevo" que antes no se sentía tan atraído por este museo.

"Especialmente en estos tiempos la ciencia es súper importante. Sabemos que todo el mundo ha estado en casa encerrado y busca tener esa experiencia de conocer algo nuevo y esta exhibición les da esa oportunidad", indicó Orihuela.

Al igual que muchos otros centros, el museo de ciencia volcó durante la cuarentena todos sus esfuerzos en su programa en línea con el que seguirán desarrollando visitas, campamentos de verano e incluso cumpleaños virtuales basándose en las diferentes secciones de la institución.

A pesar de la vuelta a la normalidad, el museo y gran parte de la comunidad vive con preocupación la situación del COVID-19 en Florida por una posible nueva cuarentena.

Este viernes se registró un récord de 10.019 casos nuevos en las últimas veinticuatro horas.

"Es entendible que la gente debe tener cuidado pero en este momento en el museo hemos hecho un esfuerzo para que la gente tenga todo limpio constantemente, todo el mundo tiene que usar máscara y aparte de eso ofrecemos diferentes experiencias virtuales", concluyó Orihuela.