EFERedacción Deportes (EE.UU.)

El británico Matthew Fitzpatrick conquistó este domingo el Abierto de Estados Unidos, el primer 'major' de su carrera, al acabar con un acumulado de seis bajo par, un golpe menos que los estadounidenses Will Zalatoris y Scottie Scheffler.

Matt Fitzpatrick necesitó de dos 'putts' en el 18 para hacer par y firmar una tarjeta de 68 golpes que le entregó su primer título en el PGA Tour. Le tocó esperar a que Zalatoris no anotara el suyo, un 'putt' lejano que bordeó el hoyo y permitió que comenzara la celebración de un título del Abierto de Estados Unidos para la historia.

El británico cerraba su tercera jornada con dos golpes bajo par, igual que ya hiciera el jueves y el sábado. Fue el mejor por su rendimiento en The Country Club, pero también por su capacidad para soportar la presión que Zalatoris y Scheffler le impusieron.

El primero jugando a su lado toda la fecha, el segundo haciendo que ambos notaran su aliento desde los hoyos posteriores.

Una tarjeta pintada como si fuera una montaña rusa, con cinco birdies en el 3, 5, 8, 13 y 15, pero también tres bogeys (6, 10 y 11) que dieron emoción al desenlace.

Es su primer grande, y en el green del 18 le esperaban su madre y su hermano, los mismos que lo hicieron en 2013, cuando ganó el campeonato amateur. Un viaje en el tiempo, esta vez para imponerse a los mejores del mundo.

Aquella victoria de 2013 como amateur fue también en Brookline, una preciosa casualidad de la que también puede presumir una leyenda como Jack Nicklaus. No es tan habitual repetir triunfo una vez llegado a profesional, y mucho menos repetir escenario.

Fitzpatrick confirma su buen momento con un título en este Abierto de Estados Unidos que da continuidad al quinto puesto logrado en el último PGA Championship del mes de mayo, y le invita a afrontar con optimismo el Open Británico ante su público en apenas un mes.

Will Zalatoris sigue sin celebrar al final de un gran torneo, pese a haber coqueteado con el triunfo en Brookline, comenzando con dudas pero mostrando un golf espectacular y capacidad de recuperación.

Junto a Matt Fitzpatrick y Denny McCarthy fueron los más destacados después del corte del viernes, y Zalatoris volvió a quedar en un segundo puesto que ya logró en el Campeonato de la PGA.

La pareja formada por Will Zalatoris y Matt Fitzpatrick protagonizó el partido que marcó el torneo, convirtiéndose en un mano a mano directo por el triunfo final, con la amenaza a la distancia de Scottie Scheffler.

Duelos apasionantes en hoyos concretos como los putts de ambos en el hoyo 13 que pusieron en pie al público de The Country Club, o la batalla definitiva en el green del 18.

No pudo ser para Scottie Scheffler, pero demostró por qué es el número uno del mundo y se quedó muy cerca de sumar su segundo grande de la temporada tras haberse coronado en Augusta el pasado mes de abril, dejando como anécdota el hecho de no haber pasado el corte en el Campeonato de la PGA.

Fue un arranque brillante de Scheffler con cuatro birdies en los seis primeros hoyos, regresando a la punta de la tabla, posición que abandonó este sábado tras el doble bogey del 11 y los bogeys consecutivos entre el 12 y el 14.

Mostró su carácter y calidad, con opciones al triunfo final hasta que Fitzpatrick y Zalatoris definieron en el último hoyo.

Jon Rahm firmó en la última jornada del Abierto de Estados Unidos su peor tarjeta del torneo con 74 golpes para culminar con +1 y fuera del top 10. Las aspiraciones al triunfo final fueron difuminándose con bogeys en los hoyos 5, 8, 10 y 12.

El primer birdie del de Barrika no llegó hasta el hoyo 11 cuando ya tenía muy lejos a los líderes Fitzpatrick y Zalatoris, sería el único de la jornada.

"Duele por lo bien que he jugado toda la semana. Hoy al final no han salido las cosas desde el principio. Me he mantenido ahí pero no he estado cómodo con ninguna parte del juego y se ha notado. Como siempre he luchado hasta al final pero las cosas no salían", dijo.

Era imposible esconder la frustración de un Rahm que hizo un gran golf en las tres primeras fechas.

"Me cuesta pensar ahora, fastidia, con lo bien que me había ido todo, un campo que me gusta, un campo en el que estoy bastante cómodo jugando. Han sido 53 hoyos muy buenos, los siguientes 19 mal tema", reconoció.

"Ha habido cosas muy buenas, estoy más cómodo en los greenes, de cara al resto del año es importante. He hecho cosas muy buenas con la trayectoria de la bola. Y he luchado, en los tres primeros días metí muchos putts que me hacían falta, es quizás lo que me ha faltado hoy. Meter un par de 'putts' cambia mucho la dinámica", añadió.

El colombiano Sebastián Muñoz terminó su US Open en la posición número 14, completando su fin de semana con tarjetas de 69 y 70 golpes, una vez pasado el corte del viernes con ciertos apuros. Su juego mejoró y, sin presión, volvió a demostrar su calidad.

El chileno Joaquín Niemann cerró su participación en el Abierto de Estados Unidos con una tarjeta de dos golpes sobre el par del campo para un total de 289 golpes en todo el torneo que le sitúa entre los 50 primeros, actuación discreta y lejos de las posiciones logradas, tanto en ediciones anteriores como en los otros dos major de esta temporada. Sigue acumulando experiencia en torneos.