EFEUSAWashington

A sus 81 años, la actriz Jane Fonda lleva a la activista climática de 16 años Greta Thunberg "en el corazón". Dice que la sueca "vio la verdad" respecto al calentamiento global y le hizo darse cuenta de que, como famosa, podía ser un ejemplo de lo que "la gente puede hacer".

Por ello, y después de leer las conclusiones de un panel de la ONU que en 2018 daba 12 años de margen para revertir la crisis climática, Fonda decidió comenzar la iniciativa Fire Drill Fridays (Viernes de simulacro de incendio).

Con este proyecto, la actriz pretende llamar la atención sobre ese fenómeno mediante la desobediencia civil y la divulgación.

Los jueves por la noche, la veterana intérprete mantiene una conversación pública en directo en Facebook con activistas climáticos, y cada viernes, desde el pasado 18 de octubre y hasta el 28 de diciembre, Fonda y sus seguidores se concentran para protestar frente al Capitolio, donde suelen acabar arrestados.

DESOBEDIENCIA POR BANDERA

Pregunta: ¿Cree que la desobediencia civil es necesaria en la lucha contra la crisis climática? ¿Debería trasladarse a otras causas sociales?

Respuesta: No hay lucha más importante que la del cambio climático. Pero además, el resto de luchas están ligadas a esta. Ya sea la desigualdad económica, la violencia sexual, la injusticia alimentaria o la inmigración; sea lo que sea, irá a peor a menos que podamos darle la vuelta al daño hecho a la atmósfera por los combustibles fósiles.

P: ¿Qué poder tiene la industria de los combustibles fósiles?

R: La razón por la que no hemos podido forzar a los cargos electos a hacer más es porque muchos de ellos reciben dinero de la industria de los combustibles o tienen miedo de ella. Y tenemos que decirlo, no votaremos a nadie, presidente, vicepresidente o alcalde, que reciba dinero de la industria de los combustibles.

P: ¿Está afectando la crisis climática a todo el mundo por igual o es algo que afecta especialmente a los más pobres?

R: La crisis climática no está afectando a todo el mundo por igual, no hay duda de que los países pobres en el hemisferio sur serán los primeros en quedarse sin agua y se quedarán sin comida debido al aumento del nivel del mar. Esto ocurrirá en países como Vietnam, Bangladés, algunos lugares de la India y, ya a día de hoy, en algunas partes de Sudáfrica y el resto de África, así como en Filipinas. Estas son regiones que no tienen ninguna relación con lo que realmente está causando la crisis climática.

UNA POLÍTICA MIGRATORIA "INMORAL"

P: Una de las consecuencias de esta crisis es la inmigración. ¿Qué opina de que Estados Unidos, uno de los países más contaminantes del mundo, tenga una de las políticas migratorias más restrictivas?

R: Creo que es inmoral. Creo que es inconcebible que este país tenga una política sin piedad hacia los inmigrantes. Somos un país de inmigrantes (...).

La Administración de (Donald) Trump hace todo mal cuando corta los fondos a países como el Salvador, Honduras o Guatemala. Esto se traduce en más gente sufriendo que necesitará abandonar esos países y venir al norte para sobrevivir.

Al igual que tenemos que ayudar al hemisferio sur, los países industrializados ricos tenemos también que ayudar a que las corrientes atmosféricas sean estables y persistentes, porque lo que pasará en caso contrario es que los decenas de inmigrantes que huyen de la crisis climática se convertirán en cientos.

UN LLAMAMIENTO PARA LA COP25 DE MADRID

P: ¿Tiene esperanza sobre el resultado de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en Madrid (COP 25), teniendo en cuenta que EE.UU inició el pasado 4 de noviembre el proceso formal para retirarse del acuerdo de París?

R. Es inmoral y criminal lo que EE.UU. está haciendo al abandonar el Acuerdo Climático de París. Imploro al resto de países presentes en la conferencia que hagan lo necesario: No sigáis nuestro fatídico ejemplo, haced lo necesario y haremos todo lo posible para cambiar de Administración el próximo noviembre.

NOVIEMBRE DE 2020, EN EL PUNTO DE MIRA

P: Si Trump gana la reelección, ¿se acaba la esperanza?

R: Somos más que él. Y creo que más y más gente se está dando cuenta de que si la gente en el poder ha sido elegida es porque mienten y engañan a las poblaciones en sus países. No solo aquí, sino también en Brasil o Filipinas. Se están extendiendo por todo el mundo. Tenemos que pararlo (a Trump), somos más.

P:¿Cómo se materializa esto?

R: Significa que todos los países que acudan a la COP 25 de Madrid, en España, tienen que asumir la reducción del uso de combustibles fósiles en el 50 % para la próxima década y el 100 % para mediados de siglo. Eso es lo que tiene que pasar si queremos evitar la catástrofe.

P: ¿Teme que con figuras como la de Donald Trump aquí en EE.UU o la de Jair Bolsonaro en Brasil la crisis climática se transforme en algo partidista?

R: Ya es una asunto partidista, solo hay una pequeña cantidad de gente que se beneficia de la industria de los combustibles fósiles, pero todos somos víctimas de ella. Algunas personas lo entienden y otras han sido engañadas (...) Nuestro trabajo es intentar enseñarles lo que está pasando.

LA LUCHA SE ACABA POR CONTRATO

P: Ha sido ya detenida en diversas ocasiones por protestar en el Capitolio, ¿hay algún punto en el que decidiría parar?

R: Tiene gracia lidiar con la policía aquí (en Washington), porque nunca antes habían tenido que arrestar a una persona famosa una, dos, tres o cuatro veces, así que no saben qué hacer. Mi abogado me ha dicho que si me arrestan una vez más iré al calabozo otra vez, y en la siguiente ocasión tendría que pasar tres meses en prisión.

Eso no me lo puedo permitir porque, en primer lugar, he firmado un contrato con la serie "Grace and Frankie" y, segundo, porque ahora ya tengo una plataforma. Quizá pueda llevar los Fire Drill Fridays a Los Ángeles (California).