EFEBaltimore (EE.UU.)

Los Ravens de Baltimore descartan que tengan interés en contratar al receptor abierto Antonio Brown, tal como empezó a creerse desde la semana pasada.

El entrenamiento de Antonio Brown con su primo Marquise Brown y Lamar Jackson, dos jugadores estelares de los Ravens, despertó especulaciones de que el equipo de Baltimore podría contratarlo.

Pero según informes extraoficiales del equipo, la sesión de trabajo que sostuvieron los jugadores no tuvo ninguna relación con los planes de los Ravens para el 2020.

Agregan que la franquicia planea construir su cuerpo receptor a través del sorteo universitario.

Lo que ahonda el desinterés de los Ravens es que Brown todavía está siendo investigado por la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) por dos acusaciones separadas de conducta sexual inapropiada.

Además, Brown fue acusado formalmente en Florida de agresión, robo y otros cargos menores. Estos cargos provienen de un incidente ocurrido el pasado enero con el conductor de un camión de entrega de mudanza a domicilio.