EFEUSADenver (CO)

Cada año, entre agosto y octubre, incontables tarántulas migran por las praderas del sureste de Colorado para encontrar pareja, un fenómeno natural que atrae por igual a científicos y turistas y aleja a los aracnofóbicos, a pesar de que suelen ser inofensivas para los humanos.

La migración por ser época de celo comienza al promediar el verano y termina en el inicio del otoño. Solamente las tarántulas macho de entre 8 a 10 años participan de esta marcha que marcará el final de sus vidas porque, encuentren o no pareja, perecerán con la llegada del invierno.

Según Whitney Cranshaw, profesor de entomología de la Universidad Estatal de Colorado en Fort Collins, sólo las tarántulas Oklahoma Brown, la especie de mayor tamaño en este estado, aunque no los arácnidos más grandes en Colorado, migran cada año, mayormente en la zona aledaña a la localidad de La Junta y en el valle del río Arkansas.

En menor número, las tarántulas migratorias también pueden ser vistas en los condados del suroeste, es decir Otero, Crowley, Bent, Kiowa, y del oeste (Mesa).

Por motivos no descifrados por los científicos, quienes hace un década empezaron a estudiar el fenómeno, el día de mayor actividad de las tarántulas macho es el 10 de septiembre.

Y es hasta esa fecha que las oficinas de turismo de La Junta y ciudades cercanas difunden consejos sobre dónde y cuándo ver a las tarántulas, usualmente al atardecer cerca de la Carretera 109 al sur de La Junta, en las Praderas Nacionales Comanche.

Las autoridades recuerdan que no se debe intentar capturar a las tarántulas porque su mordida, aunque no venenosa, puede dejar heridas de consideración o producir reacciones alérgicas que merezcan atención médica. Asimismo, cuando se sienten en peligro descargan sus pequeños cabellos para defenderse, causando dolorosas irritaciones.

En su reporte más reciente sobre la migración de las tarántulas, Cranshaw explica que las tarántulas hembra no migran, sino que permanecen dentro o cerca de su escondite toda su vida. Por eso, se las ha estudiado menos que a las tarántulas macho, aunque se sabe que viven hasta los 25 años.

Para encontrarlas, las tarántulas macho usan su delicado sentido del tacto para detectar las vibraciones producidas por los movimientos de las hembras. Por eso, la mayor parte de los encuentros se producen en días cálidos, despejados y sin viento, cuando las vibraciones son más fáciles de detectar.

La manera más conveniente de encontrar a las tarántulas si uno está en la pradera, según Cranshaw, no es mirar al suelo y tratar de ubicarlas en la vegetación, sino arriba para descubrir si hay avispas volando, que son el enemigo natural de los insectos.

Otro método aún más sencillo consiste en detenerse a un costado de la carretera. Como las tarántulas macho viajan en grupos, al final de la tarde cientos de ellas cruzan juntas la carretera "en oleadas". En los días de mayor concentración, los voluntarios alertan a los conductores para evitar que sean pisadas por los carros.

Es común que los autobuses escolares se detengan junto a la carretera para que los estudiantes, de regreso a sus casas, puedan ver a las tarántulas, previa advertencia de no acercarse a ellas.

Sin embargo, según Cranshaw, una de cada diez tarántulas no llega al otro lado de la carretera. Y, dice el entomólogo en su reporte, a las tarántulas "no les gusta particularmente la carretera y la cruzan sólo para llegar al otro lado", porque la carretera es el lugar donde quedan más expuestas y desprotegidas.

Pero es esa misma carretera la que ha creado a ambos lados amplios terrenos ajenos a actividades agrícolas. Y esos son los terrenos preferidos por las tarántulas hembra para excavar sus escondites.

Aquellas tarántulas que logran evitar los vehículos y a las avispas, morirán luego de cumplir con sus deberes procreación. Y si no tuvieron esa oportunidad, deambularán por las praderas hasta que el frío acabe con sus vidas.

"El sureste de Colorado tiene los mejores insectos de este estado", asegura Cranshaw, subrayando que la migración de las tarántulas es "uno de los más interesantes eventos naturales para ver" porque las tarántulas son "carismáticas".