EFEUSAMiami

El empresario británico Richard Branson, propietario de Virgin Galactic, que se propone lanzar vuelos espaciales comerciales y cuenta ya con un vehículo diseñado para ello, afirmó este jueves en el Centro Espacial Kennedy, en Florida, que "dominar el espacio cambiará el mundo para bien".

Propietario del grupo de viajes Virgin y de un título de "sir" concedido por la reina Isabel II, Branson celebró su 69 cumpleaños en un almuerzo con astronautas en Cabo Cañaveral (Florida).

El empresario se fotografió junto a un pastel de cumpleaños que recreaba el primer paseo lunar de dos de los astronautas de la misión Apolo 11, de cuya llegada al satélite este sábado, 20 de julio, se cumplen 50 años.

Su regalo de cumpleaños se lo entregó su amigo Stephen Attenborough, jefe comercial de Virgin Galactic: una escultura de metal titulada "En los hombros de gigantes", en la que aparecen inscritos todos los hitos de la carrera aérea y espacial.

Al hablar durante el acto de lo mucho que influyó en su vida el viaje lunar del Apolo 11, contó sus recuerdos de la noche del 20 de julio de 1969 cuando vio por televisión junto a sus padres, todos "hipnotizados" y vestidos con ropa de dormir, a Neil Armstrong y Buzz Aldrin paseando por la superficie de la Luna.

Como a muchos otros niños, aquello le hizo inmediatamente querer ser astronauta, pero además fue un "punto de quiebre" que influyó en su manera de vivir, pensar y hacer negocios y le hizo conservar un espíritu infantil de creer que "todo es posible".

Tras rendir tributo a los astronautas del programa Apolo, Branson dijo que ahora "estamos en otra era espacial", con naves operadas por empresas privadas, y destacó que Virgin Galactic (VG) se propone llevar a miles de personas al espacio para que experimenten lo que significa "descubrir la Tierra" y que nuestro planeta "importa".

Es algo que "la Humanidad necesita enormemente", subrayó.

La compañía Virgin Galactic anunció este mes una fusión con el fondo Social Capital Hedosophia (SCH) para crear la primera y única compañía del mundo de vuelos comerciales espaciales para humanos, una operación valorada en 1.500 millones de dólares.

La empresa de Branson ha diseñado y fabricado el primer vehículo para llevar a civiles al espacio, VSS Unit, y cuenta con una licencia de la Agencia Espacial de EE.UU. para lanzamientos de naves espaciales comerciales desde el "Spaceport America" en Nuevo México, que cuenta también con el permiso correspondiente y es la primera infraestructura de su clase.

VG ha hecho ya dos vuelos no comerciales, el primero en diciembre de 2018 y el segundo en febrero de 2019 y, según un comunicado empresarial, tiene una lista de reservas para cuando inicie sus viajes comerciales de más de 600 personas de 60 países, lo que significa aproximadamente 80 millones de dólares en depósitos y 120 millones en ingresos potenciales.

Con una inversión de mil millones de dólares desde su constitución en 2004, VG considera que el capital adicional que va a suponer su fusión con SCH le dará el soporte necesario para alcanzar la fase de comercialización.

En mayo de 2019, VG anunció que su sede central de operaciones estará en el "Spaceport America".