EFEHouston (EE.UU.)

La tradicional jornada del Día de Acción de Gracias de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), correspondiente a la Semana 12, dejó los triunfos a domicilio de los Vikings de Minnesota y Chargers de Los Angeles, junto con el de los Redskins de Washington, que aprovecharon la ventaja de campo.

El mariscal de campo Case Keenum dio dos pases de anotación y corrió para un "touchdown", todos en la primera parte, que permitieron a los Vikings ganar de visitantes por 23-30 a los Lions de Detroit.

El tradicional primer partido de la triple jornada especial del Día de Acción de gracias dejó a los Vikings con la séptima victoria consecutiva que los puso la marca de 9-3 como líderes de la División Norte de la Conferencia Nacional (NFC).

Los Vikings están a sólo un triunfo más o derrota de los Lions (6-5) para asegurarse el título y llegar a los playoffs.

Keenum completó 21 de 30 pases para 282 yardas y dos envíos de anotación, no permitió interceptaciones, fue derribado dos veces en 10 oportunidades y colocó en 121,8 el índice de pasador.

La anotación por tierra la hizo con una carrera de nueve yardas para el parcial de 0-13 a favor de los Vikings.

El receptor abierto Adam Thielen fue su mejor objetivo en el ataque al capturar ocho envíos para 89 yardas que le permitieron ponerse con 1.005 yardas en lo que va de temporada.

El ala cerrada Kyle Rudolph hizo cuatro capturas para 63 yardas con dos anotaciones, mientras que el corredor Latavius Murray también tuvo una anotación tras completar 20 acarreos para 84 yardas de avance por tierra.

El mariscal de campo Matthew Stafford de los Lions fue el gran derrota al completar 20 de 35 pases para 250 yardas con dos envíos de anotación, le interceptaron un balón, fue derribado tres veces por la defensa de los Vikings y bajó a 86,6 el índice de pasador.

El receptor abierto Marvin Jones Jr. fue su mejor objetivo en la ofensiva de los Lyons al capturar seis balones para 109 yardas y dos anotaciones.

El esquinero Xavier Rhodes acabó con la esperanzas de remontada de los Lions al protagonizar una interceptación en la yarda 37 de los Lions en la recta final del partido, que se disputó en el Ford Field de Detroit ante una asistencia de 48.226 espectadores.

El veterano mariscal de campo Philip Rivers lideró la ofensiva ganadora de los Chargers que se impusieron a domicilio por 6-28 a los Cowboys de Dallas.

Rivers tiró para 434 yardas y tres touchdowns en su primer partido de Día de Acción de Gracias en 14 temporadas de carrera, y además le ganó el duelo individual al joven pasador Dak Prescott.

Los Chargers (5-6) fueron siempre superiores a los deslucidos Cowboys (5-6), que sufrieron la tercera derrota consecutiva y se alejan de los playoffs.

El esquinero Desmond King devolvió una interceptación 90 yardas para el touchdown que sirvió como punto de inflexión a favor de los Chargers, que se acercaron a juego y medio de los líderes de la División Oeste de la Conferencia Americana (AFC), los Chiefs de Kansas City.

Los Chargers, que comenzaron la temporada con marca perdedora de 0-4 han comenzado a jugar su mejor fútbol y se han aprovechado del bajón sufrido por los Chiefs (6-4), que la iniciaron con racha de 5-0 y ahora tienen dos derrotas consecutivas.

Los campeones defensores de la NFC Este, Cowboys (5-6), perdieron su tercer partido consecutivo por al menos 20 puntos, todos sin el corredor estelar Ezekiel Elliott, en un tropiezo que afecta seriamente sus esperanzas de playoffs.

Dallas, que jugó en su partido número de Día de Acción de Gracias, finalmente acabó con una sequía de touchdown de 10 periodos, una nueva marca para el equipo, cuando el corredor atrasado Rod Smith anotó en acarreo de 2 yardas al inicio del cuarto episodio.

El receptor abierto Keenan Allen impuso marca personal con 172 yardas en 11 atrapadas con un touchdown, dándole 23 recepciones para 331 yardas y tres anotaciones en los últimos dos juegos, que lo dejaron como el jugador más destacado en la ofensiva de los Chargers.

Rivers completó 27 de 33 lanzamientos sin que le hiciesen ninguna interceptación ni fue derribado, dejando en 149,1 el índice de pasador.

El mariscal de campo Kirk Cousins volvió a ser el jugador clave en la ofensiva de los Redskins que consiguieron la victoria por 20-10 ante los Giants de Nueva York.

Cousins completó 19 de 31 pases para 242 yardas, con dos envíos de anotación, le interceptaron un balón, sufrió seis derribos, y dejó en 93,8 el índice de pasador.

La labor de Cousins hizo posible que los Redskins fuesen superiores a un rival, como los Giants, plagado de lesiones, que generó que ningún de los dos se mostrasen como equipos que tuviesen el honor de jugar en horario estelar de la televisión de la jornada más especial de la temporada en la NFL.

Al final Cousins hizo valer su clase individual para dirigir a Washington (5-6) a dos series de touchdown en la segunda parte del partido, conectando con los receptores abiertos, Jamison Crowder en envío de 15 yardas en el tercer periodo que rompió el empate a 3, y con Josh Doctson desde 14 yardas con 3 minutos y medio restantes en el encuentro.

Entre ambos, el esquinero Janoris Jenkins interceptó el pase de Cousins y devolvió el balón 53 yardas para poner un empate a 10, que fue todo lo que pudieron conseguir los Giants.

La victoria fue clave para los Redskins que se mantienen con posibilidades de luchar por un puesto en la competición de los playoffs.EFE

al/rm