EFEHouston (EE.UU.)

Con la mente puesta en el merecido descanso del Fin de Semana del All-Star, se jugó la breve jornada de este jueves, en la que el base Russell Westbrook, y los pivotes, el montenegrino suizo Nikola Vucevic y Anthony Davis, fueron protagonistas de cara al Partido de las Estrellas.

Westbrook, aunque su equipo de los Thunder de Oklahoma City cayó derrotado de manera sorpresiva ante los Pelicans de Nueva Orleans por 131-122, el base All-Star fue la gran figura del partido al lograr el undécimo triple-doble consecutivo, mejor marca de todos los tiempos en la NBA.

De ahí que fuese una noche de contrastes la que se vivió en el Smoothie King Center de Nueva Orleans, los Pelicans también tuvieron su premio con un merecido triunfo, pero perdieron por lesión al pívot titular Anthony Davis.

El ala-pívot Julius Randle consiguió un doble-doble de 33 puntos y 11 rebotes y se encargó de liderar el ataque balanceado y ganador de los Pelicans, quienes cortaron racha de dos derrotas consecutivas.

El base Jrue Holiday aportó 32 puntos y siete asistencias, la más importante cuando a falta de 1:30 minuto para el final del partido le permitió a Randle, desde dentro de la pintura, anotar la canasta que aseguró la ventaja y la victoria de los Pelicans.

Davis, que jugó la primera parte, cuando se retiró al vestuario se agarró el brazo izquierdo después que había hecho personal al pívot reserva de los Thunder, Nerlens Noel, al intentar ponerle un tapón.

Cuando comenzó la segunda parte, los Pelicans anunciaron que Davis se había lesionado el hombro izquierdo y no volvería a la acción, mientras que ahora tampoco es segura su participación como reserva del equipo de la Conferencia Oeste en la 68 edición del Partido de las Estrellas que se a disputar en Charlotte (Carolina del Norte).

Davis en los 16 minutos que jugó aportó 14 puntos tras anotar 5 de 10 tiros de campo, incluido un triple de dos intentos, y 3 de 4 desde la línea de personal.

Además de capturar cuatro rebotes defensivos, dio dos asistencias, recuperó un balón, perdió dos, puso un tapón y le señalaron una falta.

Westbrook siguió imparable con sus triples-dobles para llegar al undécimo consecutivo en lo que va de temporada tras aportar 44 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias.

Pero de nuevo no pudo ser el factor ganador al fallar un intento de triple cuando se llegó al minuto final y los Thunder estaban abajo cinco puntos en el marcador.

El escolta-alero reserva Terrence Ross volvió a ser el jugador más decisivo en el ataque de los Magic de Orlando y tras aportar 21 puntos los guió al triunfo de 127-89 ante los devaluados Hornets de Charlotte.

La aplastante victoria, la quinta consecutiva de los Magic, les permitió también acabar con la racha de 13 derrotas seguidas que tenían en los duelos frente a los Hornets, a la vez que se acercan al liderato de la División Sureste que está en poder del equipo de Charlotte.

Los Magic (27-32), que han ganado cinco partidos consecutivo por primera vez en más de tres años, también tuvieron el apoyo de Vucevic.

El jugador europeo acabó con un doble-doble de 17 puntos y 11 rebotes, quinto partido seguido que lo consiguió, lo que hizo que llegue reivindicado a su primer Partido de las Estrellas que dispute como profesional.

Mientras que el ala-pívot Aaron Gordon aportó otro doble-doble de 10 puntos y 10 rebotes que también ayudaron a la victoria de los Magic.

El joven ala-pívot Jonathan Isaac, segundo año en la NBA y con el equipo, llegó a los 16 puntos como tercer máximo encestador de los Magic.

El escolta reserva Malik Mon con 15 puntos fue el líder del mediocre ataque de los Hornets (27-30), que perdieron el segundo partido consecutivo y el cuarto en los últimos cinco partidos disputados, dando su peor imagen antes de ser el anfitrión de la constelación de estrellas que estarán este fin de semana en Charlotte.

El base Dennis Smith Jr. se erigió en el líder del ataque de los Knicks de Nueva York y sus 19 puntos ayudaron a su nuevo equipo a conseguir la victoria a domicilio por 91-106 ante los Hawks de Atlanta y poner fin a la racha de 18 derrotas consecutivas, la peor de su historia.

El duelo entre dos de los cuatro peores equipos de la Conferencia Este estuvo siempre bajo control de los Knicks, quienes al final fueron los menos malos y también consiguieron los tantos decisivos.

Los Knicks (11-47), peor marca de la Conferencia Este y la segunda de la liga, no conocían la victoria desde el pasado 4 de enero cuando ganaron a Los Angeles Lakers después de haber perdido 26 de 27 partidos.

Los Hawks (19-39), que llegaban al partido con la moral en alto tras haber vencido en el anterior a los Lakers de la súper estrella LeBron James, nunca mostraron la misma consistencia y solidez en su juego individual y colectivo.

Otro hombre alto, el pívot Dewayne Dedmon, surgió como el líder del ataque de los Hawks al aportar 21 puntos.