EFE NewsWashington

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos mostró este miércoles la alarma desatada en el seno del banco central durante su reunión de emergencia del pasado 15 marzo, en la que decidió recortar los tipos de interés a 0 % y aprobar una inyección masiva de liquidez ante el impacto económico del coronavirus.

"Todos los participantes vieron que las perspectivas a corto plazo de la economía de Estados Unidos se habían deteriorado de forma aguda en las semanas recientes y que se habían vuelto profundamente inciertas", según las actas de la reunión dadas a conocer este miércoles.

El encuentro se celebró de manera remota el domingo 15 de marzo ante la creciente preocupación por la inminente recesión.

"En su discusión de política monetaria, los miembros subrayaron que el brote del coronavirus había dañado comunidades y alterado la actividad económica en muchos países, incluido Estados Unidos, y las condiciones financieras globales también se habían visto significativamente afectadas", agregaron.

La Fed ha liderado la respuesta económica al desplegar todo su imponente arsenal para el estímulo monetario.

En primer lugar, y en una decisión no vista desde la crisis financiera de 2008, anunció un recorte de los tipos de interés de referencia hasta dejarlos entre 0 % y 0,25 % y un programa de recompra de activos por valor de 700.000 millones de dólares, que posteriormente aumentó.

A estas medidas ha sumado varias rondas de sucesivas de inyecciones de liquidez a los mercados, entre las que incluyó la apertura de una "ventanilla de descuentos" para ofrecer préstamos a corto plazo a los bancos ante las tensiones financieras registradas.

A nivel internacional, el banco central estadounidense también ha anunciado una medida coordinada con otros grandes bancos centrales para canalizar y garantizar la liquidez a los mercados globales a través de líneas "swap" de intercambio del dólares.

La próxima reunión de política monetaria de la Fed está prevista para el 28 y 29 de abril.