EFE NewsWashington

Las ventas de minoristas en Estados Unidos aumentaron un 7,5 % en junio después de una recuperación vigorosa del 18,5 % en mayo, a medida que la actividad económica empezó a reanudarse tras las caídas drásticas de ventas causadas por la pandemia de COVID-19, informó hoy el Departamento de Comercio.

En marzo las ventas de los minoristas habían disminuido un 8,2 % y en abril cayeron otro 14,7 % cuando más de dos tercios de los estadounidenses quedaron en cuarentena y millones de trabajadores recurrieron al subsidio por desempleo.

El valor de las ventas de los minoristas subió de 487.700 millones de dólares en mayo a 525.300 millones de dólares en junio y los consumidores enfocaron su entusiasmo el mes pasado en las compras de vehículos automotores, muebles, ropas y equipos electrónicos.

A pesar de los aumentos de ventas de los minoristas en mayo y junio, estos negocios no han retornado al nivel de ingresos previos a la pandemia, y que en febrero sumaron 527.300 millones de dólares.

En junio el gasto en carburantes aumentó un 15,3 %, las ventas en los bares y restaurantes crecieron un 20 por ciento, y a medida que los consumidores retornaron a los centros comerciales y las tiendas, las ventas por internet disminuyeron un 2,4 %.

El informe del gobierno muestra una disminución del 1,6 % en las ventas de los supermercados que, quizá, refleja un apaciguamiento del apuro por almacenar reservas de alimentos y artículos de higiene.

La Federación Nacional de Negocios Independientes, que aglutina principalmente a pequeñas empresas, indicó por su parte que el optimismo entre estos negocios subió el mes pasado 5,2 puntos a 100,6, el nivel más alto desde febrero.

Pero los economistas advierten que las cifras que muestran una reactivación del comercio minorista no capturan la creciente preocupación que a finales de junio contagió tanto a los comerciantes como a los consumidores por los incrementos en el número de casos de COVID-19 en la mayor parte del país.

En varios estados donde se habían relajado las restricciones en la actividad de los comercios, las autoridades han estado retornando a los requisitos de uso de máscaras, distanciamiento social, higiene y, en general, recomendando que la gente no se congregue en locales cerrados.