EFE NewsWashington

La cámara baja del Congreso de Estados Unidos aprobó hoy una prórroga de las cuentas hasta el 11 de diciembre y la ampliación de algunas ayudas para evitar un cierre de la administración federal el 1 de octubre y ante la imposibilidad de acordar un nuevo programa de estímulo contra la pandemia.

Con 359 votos a favor, solo 57 en contra y la abstención de la congresista demócrata de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, la Cámara de Representantes pasa el testigo al Senado, que tiene una semana para ratificar el acuerdo de extensión de las cuentas federales, que no incluye un consenso más amplio entre demócratas y republicanos sobre un gran plan de estímulo por el impacto de la pandemia de COVID-19.

Un desacuerdo sobre el presupuesto el 1 de octubre irrumpiría de lleno en una campaña presidencial en EE.UU. ya de por sí enconada por la decisión del presidente Donald Trump y de los legisladores republicanos de aprobar lo antes posible el reemplazo de la fallecida jueza del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg, que supondría el cambio de un magistrado progresista por otro conservador y pese a que el país se encuentra en período electoral.

Este martes los congresistas demócratas y republicanos consiguieron un acuerdo presupuestario de última hora que incluye ayudas a la agricultura por medio de un programa de créditos, algo que pedía Trump, y garantiza con un partida de 8.000 millones de dólares los fondos para que los niños en situación de pobreza puedan recibir comida gratis o a precios reducidos incluso en ausencia de clases presenciales.

La semana pasada, Trump anunció que el Ejecutivo movilizará otros 13.000 millones de dólares para ayudar a los agricultores que se han visto afectados por la pandemia, algo que es visto como una maniobra para contentar a zonas rurales del centro y del Medio Oeste de las que depende en gran medida la reelección del mandatario republicano en noviembre.

Los demócratas se oponían a ampliar las líneas de crédito federales a la agricultura porque consideraban que son un táctica para mitigar el impacto que están teniendo las medidas proteccionistas y los desacuerdos comerciales de Trump en el sector primario.

El acuerdo prevendrá la suspensión de empleo y sueldo temporal de los empleados del Servicio de Inmigración y Aduanas (USCIS) con el aumento de las sus tarifas de gestión de documentos migratorios, además de evitar que los beneficiarios del Medicare vean aumentados sus costes sanitarios.

La líder de la mayoría demócrata en la cámara baja Nancy Pelosi y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, desbloquearon la negociación que ahora pasa a un Senado controlado por los republicanos.

Si finalmente esta mera extensión del presupuesto pasa el trámite legislativo, el Congreso volverá a tener que alcanzar acuerdos sobre las cuentas federales durante el período que va entre las elecciones de noviembre (presidenciales y legislativas) y la inauguración del nuevo Congreso y un posible cambio de gobierno si Trump pierde frente a su rival demócrata, Joe Biden.