EFEUSASan Francisco

El fabricante de equipamiento de internet Cisco presentó hoy sus resultados correspondientes a los seis primeros meses del ejercicio fiscal 2019, en los que dejó atrás las pérdidas registradas hace un año y se apuntó unas ganancias de 6.371 millones de dólares.

Esta cifra se sitúa en claro contraste con la presentada en febrero de 2018, cuando perdió 6.384 millones a causa, fundamentalmente, de las provisiones fiscales llevadas a cabo entonces para ajustarse a la reforma tributaria impulsada por el Gobierno de Donald Trump.

La provisión para impuestos hace un año fue de 12.578 millones, frente a los 881 millones de este ejercicio, lo explica este cambio sustancial en beneficios netos pese a que los ingresos de la firma tecnológica "sólo" han aumentado en 1.500 millones.

Así, Cisco ingresó en los pasados seis meses 25.518 millones de dólares, un 6,2 % más que los 24.023 millones facturados en el mismo período de 2018.

La firma, con sede en San José (California), indicó que en el primer semestre de su ejercicio fiscal acabó con unas ganancias de 1,40 dólares por acción, frente a las pérdidas de 1,29 dólares en el mismo período del año anterior.

Durante los pasados doce meses, el fabricante de routers logró rebajar su deuda a largo plazo de los 20.331 millones de febrero de 2018 a los 15.893 millones actuales.

Respecto al trimestre más reciente, el período que más seguían hoy los analistas en Wall Street, Cisco tuvo unos beneficios netos de 2.822 millones, frente a las pérdidas de 8.778 del segundo trimestre de 2018 (de nuevo, esta diferencia fue causada básicamente por las provisiones fiscales).

El resultado trimestral por acción arrojó unas ganancias de 63 centavos, mientras que en el mismo período del año pasado registró unas pérdidas de 1,78 dólares por título.

Los ingresos trimestrales llegaron hasta 12.446 millones de dólares, por encima de los 11.887 millones contabilizados en el trimestre cerrado a finales de enero de 2018.

Las cuentas de Cisco fueron bien recibidas en Wall Street, donde las acciones de la compañía se revalorizaban un 3,58 % hasta los 49,24 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués neoyorquinos.