EFE NewsWashington

El nuevo comisario de Comercio de la Unión Europea (UE), Phil Hogan, llamó hoy a "refrescar y reiniciar" la agenda comercial "compartida" con Estados Unidos y destacó el "buen comienzo" de las conversaciones pese de las amenazas de aranceles lanzadas por el presidente, Donald Trump.

"Tengo esperanzas de que la década de 2020 pueda ser una era de relaciones transatlánticas refrescadas y renacidas", señaló Hogan, quien asumió el cargo en diciembre, en una conferencia en el Centro de Estudios Estratégicos.

En rueda de prensa con periodistas, el comisario irlandés destacó que "el buen comienzo" en el "reinicio" de las conversaciones comerciales tras la serie de encuentros con el representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer; el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y varios legisladores tanto demócratas como republicanos en el Congreso.

"Hay poderosas e influyentes voces en ambos lados del Atlántico que urgen a un liderazgo político para volver a nivelar y reclamar la agenda comercial compartida en EEUU y la UE", apuntó.

Se trata de la primera visita de Hogan a Washington como comisario, y se produce en plenas tensiones tras los fallos de final del pasado año de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en contra de la UE en el prolongado conflicto Airbus-Boeing, que autorizaban a EEUU a aplicar represalias contra los Veintiocho por un valor de hasta 7.500 millones de dólares.

Trump ha criticado en reiteradas ocasiones a la UE por su "muy injusta" política comercial con Washington.

Hogan destacó, en este sentido, el voluminoso comercio entre ambas partes por lo que consideró contraproducente entrar en una escalada de aranceles.

No obstante, advirtió que la UE está lista para tomar represalias: "No actuaremos con timidez. Defenderemos con contundencia nuestros intereses".

La OMC determinó recientemente que la UE no ha conseguido demostrar que haya retirado los subsidios por parte de cuatro de los países donde se fabrican partes del avión A380 (Francia, España, Alemania y el Reino Unido) o ayudas similares de los gobiernos alemán y británico al A350 XWB.

Desde el 18 de octubre el contencioso se ha traducido en aranceles estadounidenses por valor de 7.500 millones de dólares a bienes principalmente procedentes de los mencionados países europeos, incluyendo queso fresco, aceitunas y vino.