EFE NewsLas Vegas (NV)

Los casinos abarrotados son cosa del pasado. La nueva realidad de Las Vegas, la de la era del coronavirus, que estrenaron este jueves con la apertura de alguno de sus nombres más sonoros es más ligera y llena de alcohol en gel, guantes de látex, mamparas que dividen los puestos en las mesas de juego y crupieres con tapabocas.

Desde que el gobernador de Nevada, Steve Sisolak, dio la luz verde hace unos días para que los casinos abrieran sus puertas al público de nuevo, la expectativa comenzó a crecer como espuma.

Aunque sólo una pequeña porción del corredor hotelero hace parte de esta etapa de la reapertura, para muchos se trata de resucitar una industria que literalmente le da vida a la Ciudad del Pecado.

Para otros, esta es la prueba de fuego que determinará si el turismo de la ciudad volverá a vibrar como antes de la pandemia.

APLAUSOS PARA RECIBIR A LOS CLIENTES

Las famosas fuentes del hotel Bellagio anunciaron oficialmente la reapertura de esta propiedad con un espectáculo llamado "Simple Gifts" o "Regalos Simples" que incluía además la famosa canción de "Viva Las Vegas" en voz de Elvis Presley, dedicado a todos aquellos que trabajan en el frente de batalla contra el COVID-19.

Los primeros huéspedes que entraron a la propiedad fueron recibidos en medio de aplausos de los empleados que les dieron la bienvenida a la nueva era del turismo en Las Vegas.

Con casi 9.000 casos de coronavirus confirmados y 429 personas fallecidas a causa del COVID-19 y el índice de desempleo más alto del país, Nevada enfrenta uno de los retos más grandes en su historia, pues, de acuerdo con economistas, tiene que vencer no sólo el temor de los visitantes al virus, sino el de sus propios trabajadores.

"Cada sector de nuestra actividad económica enfrenta retos ambientales o sanitarios diferentes. La idea es que cada industria y negocio tome las directivas generales y las personalicen según las características de sus negocios individuales. La protección de los clientes y trabajadores es prioridad fundamental de estas directivas", dijo a Efe el analista económico Guillermo Retis.

LA NUEVA NORMALIDAD

Desde la entrada al hotel y casino se ven claramente las diferencias entre la nueva realidad y lo que era este lugar antes de la pandemia. Todos los empleados usan tapabocas, a cada huésped se le toma la temperatura, las mesas de juego tienen divisiones de cristal, y la mitad de las mesas, máquinas tragamonedas, y demás estaciones de juego y apuestas están cerradas.

De acuerdo con Luis Lamar, vicepresidente de ventas de MGM Resorts, los planes de reapertura han sido intensos y se han tomado todas las precauciones y medidas necesarias para que los clientes y visitantes se sientan seguros al visitar el casino a disfrutar de la diversión que por décadas ha hecho famosa a la ciudad.

"Los planes empezaron el día que cerramos, el plan lo empezamos a ejecutar ese día, así que es una cosa que llevamos planeando mucho tiempo, y claro que nos tenemos que adaptar con las circunstancias, y las políticas, y las regulaciones de los gobiernos estatal y municipal poquito a poco", dijo a Efe.

LLEGAN LOS TURISTAS

Aunque la ciudad lanzó una campaña para promover no sólo el regreso seguro de los turistas a Las Vegas, sino también para ofrecer también nuevas alternativas de diversión a los visitantes, la realidad es otra: con numerosas estaciones de lavado de manos y con empleados que piden constantemente respetar las normas de distanciamiento social.

María González y su familia llegaron desde California a pasar una semana en Las Vegas. Según cuenta, se trata de unas vacaciones planeadas sin temor a la pandemia.

"Nos tocó de suerte que veníamos de vacaciones, teníamos nuestra semana de vacaciones", dijo a Efe, y aseguró que ni ella ni su familia sienten miedo al visitar de ciudad.

"Más que nada venimos a la piscina y a eso, así que me siento segura", explicó.

A MEDIO GAS

Los casinos tienen autorización para recibir clientes al 50 % de su capacidad, sin embargo, algunas propiedades como las del MGM Resorts, decidieron que sólo ocuparán el 30 % de sus habitaciones.

Algo que, según explicó Lamar, no les preocupa en términos de negocio pues han encontrado demanda suficiente para abrir una de sus propiedades más populares la próxima semana.

"Hemos acelerado la apertura del Excalibur por esa razón, ha habido muy buena demanda, estamos muy felices y vamos a poder abrir el Excalibur el día 11 de Junio", aclaró a Efe.

Mientras tanto se recupera la ansiada normalidad, de la que viven miles de hispanos cuyo trabajo depende del buen éxito del sector del juego, el casi eterno intercambio de fichas en las mesas de póker, blackjack, los dados o la ruleta deberán esperar mejores días.