EFEUSAWashington

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó hoy de nuevo las previsiones de crecimiento económico de Perú y las dejó en un 2,4 % este año, frente al 2,6 estimado en octubre; y a un 3,2 % en 2020, tras el 3,6 % previo, a la vez que advirtió sobre una prolongación de la incertidumbre política regional y comercial.

"La prolongación de la incertidumbre y las tensiones comerciales podrían socavar las perspectivas de crecimiento de los principales socios comerciales de Perú, lo que reduciría las exportaciones y los precios de las materias primas mineras y agrícolas", señaló el Fondo en su "artículo IV", como se conoce la revisión anual a que el organismo somete a las economías de sus países miembros.

La institución financiera constata así el frenazo de la economía peruana, después de que en julio estimase un crecimiento del 3,7 % para este año y del 4,1 % para 2020.

En concreto, recalcó que "a nivel nacional, la incertidumbre política prolongada y las investigaciones por corrupción en marcha podrían asfixiar la inversión empresarial y el crecimiento".

"Del mismo modo, eventos externos que lleven a una menor toma de riesgo podrían endurecer repentinamente las condiciones financieras y provocar efectos de contagio", agregó en referencia a la agitación política que viven algunos de sus vecinos, como Bolivia o Chile.

No obstante, el Fondo pronosticó en su escenario base un repunte en 2020, hasta el 3,2 % en 2020, debido al fortalecimiento gradual de la demanda de los socios comerciales de Perú y un impulso al consumo e inversión privados.

América Latina sufre estos días una explosión de descontento que tiene su principal foco de tensión en Chile, precedido en octubre por una serie de protestas violentas en Ecuador, Honduras y Haití.

Mientras, Bolivia vive una aguda crisis política después de que el pasado 11 de noviembre el expresidente Evo Morales fuese forzado a dejar el cargo por las Fuerzas Armadas y recibiese asilo en México.

Según los datos de octubre del Fondo Monetario Internacional (FMI), América Latina crecerá solo un 0,2 % este año, aún menos que en 2018, cuando el crecimiento regional fue del 1 %, y se teme que estas masivas protestas puedan provocar que la región caiga finalmente en recesión este año.