EFE NewsWashington

La economía estadounidense generó 1,6 millones de puestos de trabajo en julio, con lo que el desempleo entre los latinos bajó 1,6 puntos porcentuales y se ubicó en el 12,9 %, comparado con un nivel del 10,2 % entre la población en general, informó hoy el Departamento de Trabajo.

"Las cifras lucen mejor que en junio, pero hay que recordar que antes de la pandemia, en febrero, el índice de desempleo de los latinos estaba en el 4 %", dijo a EFE Meggie Weiler, analista económica principal de UnidosUS, quien agregó que "ese índice estuvo en el 13 % en lo peor de la Gran Recesión (2017-2019), y ahora no estamos lejos de eso".

"En conjunto, las cifras siguen siendo demasiado altas", añadió. "Millones de trabajadores, latinos y de otros grupos, se han quedado ahora sin la asistencia del programa federal de subsidio por desempleo que caducó el viernes pasado", agregó.

"Otro aspecto a considerar en cuanto a los trabajadores latinos es que la tendencia, en lo que hace a los empleos temporales, va a la baja", dijo Weiler. "No es seguro que esos empleos retornen y, mientras persiste la incertidumbre entre los empleadores, puede que haya una pérdida permanente de puestos de trabajo".

Una encuesta de Latino Decisions encontró que, a nivel nacional, del 60 % al 64 % de los hispanos perdieron empleos como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

El informe mostró, asimismo, que la situación laboral entre los latinos sigue siendo más difícil para las mujeres, cuyo índice de desempleo en julio fue del 14 % comparado con un 15,3 % el mes anterior, mientras que para los hombres ese índice bajó del 12,3 % en junio al 11,4 % en julio.

La diferencia refleja, en gran parte, las áreas distintas de empleo para esta población. Muchas mujeres hispanas estaban empleadas en restaurantes, en el cuidado de niños y el comercio minorista, mientras que más hombres encuentran ahora empleo en la construcción y la jardinería.

La reactivación parcial de una economía duramente golpeada por la pandemia de COVID-19, sigue afectando de manera distinta a los grupos étnicos y raciales, y los datos del gobierno muestran que entre los blancos el índice de desempleo bajó a 9,2 % el mes pasado.

La situación sigue siendo peor para los afroamericanos, cuyo índice de desempleo se ubicó en junio en el 14,6 %, apenas ocho décimas de punto porcentual menos que en el mes anterior.

Para el conjunto de toda la población, el desempleo en julio bajó al 10,2 % comparado con el 11,1 % el mes anterior como reflejo de la reactivación gradual de la economía, golpeada por la pandemia de COVID-19, según los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales.

El informe mostró que el mes pasado la economía añadió 1,8 millones de puestos de trabajo, ligeramente por encima de las previsiones de los analistas, que anticipaban 1,6 millones de nuevos empleos.

Cerca de un tercio de estos nuevos puestos de trabajo, casi 600.000, se generaron en el sector de la hostelería, uno de los más afectados por los cierres provocados por la pandemia.

El salario medio, por su lado, subió en julio en 7 centavos de dólar la hora, hasta los 29,39 dólares.

Mientras, la tasa de participación en la fuerza laboral, es decir, la proporción de quienes se encuentran empleados o buscando empleo, se redujo levemente en julio al 61,4 %, frente al 61,5 % del mes precedente. Pese al repunte, aún 16,3 millones de personas en el país siguen sin empleo.

El dato se conoce días después de que expirase el subsidio adicional de desempleo creado en marzo por el Congreso y promulgada por el presidente Donald Trump.

Ese beneficio, de 600 dólares semanales, supuso el salvavidas para muchas familias y por el momento los legisladores demócratas y republicanos del Congreso no han logrado ponerse de acuerdo para extender el programa.

EE.UU. aprobó entonces un paquete de estímulo económico de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia moderna del país, con el objetivo de contrarrestar los efectos de la pandemia del coronavirus, pero la gravedad de la situación ha demostrado que fue insuficiente.