EFESan Francisco

El jefe de Instagram, Adam Mosseri, acudirá a declarar el próximo 6 de diciembre ante un subcomité del Senado de Estados Unidos sobre el impacto negativo que la plataforma tiene entre los usuarios, especialmente entre los más jóvenes.

El senador demócrata por Connecticut y presidente del subcomité de protección al consumidor del Senado, Richard Blumenthal, explicó en un comunicado que Mosseri ha accedido a declarar voluntariamente.

Blumenthal, además, dijo albergar esperanzas de que el jefe de Instagram apoye "reformas y soluciones legislativas específicas".

En septiembre, el diario The Wall Street Journal empezó a publicar una serie de artículos elaborados a partir de informes internos de la empresa filtrados a la prensa por una extrabajadora que indican que Meta (entonces conocida como Facebook y que es propietaria de Instagram) prioriza los beneficios a la seguridad y el bienestar de los usuarios.

Entre otras cosas, los documentos determinan que Instagram es perjudicial para una parte de sus usuarios más jóvenes y que resulta especialmente "tóxico" para las adolescentes, ya que "agrava" los problemas que una de cada tres chicas tiene de su imagen corporal.

"Tras las impactantes revelaciones sobre los efectos tóxicos de Instagram, queremos que la dirección de la empresa nos explique cómo usa sus poderosos algoritmos para promocionar contenido venenoso para los niños que les lleva hasta los lugares más oscuros", indicó Blumenthal.

Los efectos negativos de la popular plataforma de fotografías en la salud mental de las adolescentes fueron determinados por estudios y encuestas llevados a cabo por la propia aplicación.

Entre las jóvenes estadounidenses encuestadas que dijeron haber contemplado el suicidio, un 6 % aseguraron que uno de los motivos que les habían llevado a ello era Instagram, porcentaje que se elevó hasta el 13 % en el caso de las adolescentes británicas.