EFENueva York

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este lunes con un descenso del 0,44 %, hasta 40,70 dólares el barril, con el mercado pendiente de la evolución de la pandemia de covid-19 en EE.UU. y Europa, así como de una reunión de la OPEP y sus aliados.

A las 09.05 hora local (13.05 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en noviembre restaban 0,18 dólares respecto a la sesión previa del viernes, que cerró ligeramente a la baja pero selló dos semanas consecutivas con ganancias.

El precio del Texas se está manteniendo el nivel de los 40 dólares, para sorpresa de los analistas, pese a una retahíla de noticias de efecto bajista, la última de ellas la del dato del crecimiento económico de China en el tercer trimestre, que ha sido del 4,9 %.

"China, un querido cliente del sector petrolero, parece estar rebajando su apetito por comprar crudo y ha tenido un crecimiento económico inesperadamente bajo en el último trimestre", explicó en una nota el analista Bjornar Tonhaugen, de la firma Rystad Energy.

Entretanto, en Europa más países están reimponiendo restricciones a la movilidad para contener la segunda ola de la pandemia, lo que "seguramente va a suponer un golpe a la demanda, que previamente se proyectaba que sería ya fuerte para estas fechas del año", agregó.

El recuento global de casos de coronavirus alcanza ya los 40 millones y el de fallecidos 1,1 millones, de acuerdo a datos de la Universidad Johns Hopkins.

Del lado de la oferta, los inversores tienen la mirada puesta en una reunión técnica ministerial de los países de la OPEP y sus aliados para tratar los recorres de producción, que se celebrará de manera telemática este lunes.

"El mercado buscará pistas sobre una rebaja del incremento de 2 millones de barriles diarios a partir de enero de 2021, pero creemos que la decisión tendrá que esperar a la reunión ordinaria de la OPEP+ el 1 de diciembre", señaló Tonhaugen.