EFENueva York

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este viernes con un descenso del 1,11 %, hasta 59,85 dólares el barril, pese a otra caída semanal inesperada en las reservas de crudo nacionales.

A las 09.05 hora local (14.05 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en marzo restaban 0,67 dólares con respecto al cierre de ayer.

La Administración de Información Energética informó anoche de una caída de 7,3 millones de barriles en la semana terminada el 12 de febrero, antes de la ola de frío en el sur de EE.UU., muy por encima de lo que estimaban los analistas.

Pero pese a que los inventarios están en su nivel más bajo desde marzo del año pasado, en 461,8 millones de barriles, los precios retrocedían hoy por el efecto de la tormenta invernal que ha causado fuertes parones en el sector energético en Texas.

Las frías temperaturas en el estado de mayor producción de EE.UU. han provocado apagones y reducido el suministro de petróleo en unos 4 millones de barriles diarios, según calculan los expertos.

No obstante, las empresas de la región empiezan ya este viernes a preparar el restablecimiento de la producción a medida que vuelvan a la normalidad los servicios eléctricos y públicos.

"Aunque este complicado entorno probablemente persista los próximos días, creemos que la peor etapa ha quedado atrás. El sector se prepara para una rápida recuperación mientras aún evalúa el daño causado por el clima extremo y mantiene la seguridad de la gente y las operaciones", dijo el analista Artem Abramov, de Rystad Energy.

Otro factor bajista es la oferta formal que el Gobierno de EE.UU. ha hecho a Irán para reiniciar la relación diplomática, aunque hay un "largo" camino para que Washington le levante sus sanciones, que aíslan a 1,7 millones de barriles diarios del mercado, de acuerdo a Rystad Energy.