EFE NewsDenver (CO)

Tras obtener un pequeño aumento salarial de la empresa JBS, los 3.000 empleados de la planta industrial de carne de esa compañía en el norte de Colorado comenzaron este martes a gestionar mayores medidas de protección al ser uno de los principales focos de contagio del coronavirus en el estado.

"La presión que ejerció UFCW Local 7 aseguró el aumento de salarios en la planta de JBS en Greeley, pero con más de 300 casos confirmados de COVID-19, la negligencia de JBS con respecto a la seguridad laboral llevó a que seis de nuestros miembros pagasen el precio más alto, la muerte", dijo Kim Cordova, presidenta de este sindicato.

El aumento salarial, de 1,85 dólares por hora, llegó luego de una semana de "interrupciones laborales" (básicamente, huelgas de corta duración) no solo para pedir un aumento, sino también para que el beneficio se extienda a los empleados de JBS que no pueden presentarse a trabajar por razones de salud, pero que aún perciben salarios.

La decisión de JBS de elevar los salarios y de incluir a los trabajadores enfermos fue unilateral, no se sometió a la votación de los miembros del sindicato UFCW Local 7 como sucedió con aumentos anteriores.

En un breve comunicado, la compañía explicó que la decisión de "actuar independientemente" se debió "al fracaso del liderazgo sindical".

Con el aumento, los trabajadores tendrán un salario promedio de 18 dólares la hora, con un máximo de 24,60 dólares la hora.

"Un aumento de 1,85 dólares por hora no es suficiente para compensar las vidas perdidas ni los peligros que los trabajadores enfrentan cada día", dijo Cordova a Efe.

"Seguiremos exigiendo que JBS mejore las medidas de seguridad en la planta, que provea equipo de protección personal de alta calidad, que elimine las normas que llevan a la actual 'cultura de ir a trabajar enfermo', que pague inmediatamente los días por enfermedad y que establezca pagos por hora por trabajos peligrosos", agregó.

Según la dirigente, todavía es común ver a supervisores que no usan tapabocas, trabajadores compartiendo la misma fuente de agua, falta de distanciamiento social en las estaciones de trabajo y horarios de descanso simultáneos, y no escalonados, lo que provoca concentración de trabajadores sin distancia social.

Cordova dijo que podrían contactar a la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) para determinar si el aumento, que no incluyó negociaciones con UFCW Local 7, cumple con las leyes vigentes y si la acción de JBS fue "una represalia" contra el sindicato.