EFEMéxico

El nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) podría ratificarse a finales de este año en ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos y en el Parlamento de Canadá, pronosticó este martes Carlos Salazar, presidente del mexicano Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El representante de la cúpula empresarial mexicana expuso que, tras las aprobaciones legislativas, los mandatarios de los tres países podrían firmar durante el primer trimestre del próximo año el nuevo Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), acordado de forma preliminar el 30 de noviembre del 2018.

"Entonces, por el lado del poder Ejecutivo de los tres países esto ha sido aprobado y lo único que nos falta ahora es la formalidad una vez que pase por el Congreso. La parte más importante hoy es que pase por los dos congresos que faltan", indicó Salazar en rueda de prensa.

El pronóstico del CCE llega tras el anuncio de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, quien expresó el jueves pasado que "le gustaría" que la Cámara Baja apruebe el tratado comercial este año.

Salazar afirmó que Pelosi, líder de los demócratas, acordó con los congresistas de su partido que la ratificación ya "puede transitar", aunque persisten dudas sobre el "enforcement" (aplicación de la ley) en México, algo que ya trabaja Jesús Seade, subsecretario mexicano para América del Norte.

"Este 'enforcement' será orientado de una forma individual. A las empresas que tengan un problema, buscará qué pasa con la empresa, no con el sector. Hoy normalmente nos acusan al sector completo y empresas que no tienen problemas se ven sujetas a una problemática. Ese es el único capítulo que faltaría por resolver", detalló.

El líder de los empresarios aseveró que las dudas de los legisladores estadounidenses sobre la reforma laboral en México, una de las principales exigencias de los demócratas, "quedaron resueltas" en su última visita.

Al descartar presiones de la Secretaría mexicana del Trabajo, el representante del CCE dijo que están dispuestos a colaborar con las autoridades para respaldar la revisión de los contratos colectivos y la instalación de los tribunales de conciliación y arbitraje laboral, previstos en la reforma laboral aprobada en abril.

De cualquier manera, Salazar negó una posible "consecuencia catastrófica" de no ratificarse el acuerdo en el tiempo contemplado, porque continúa vigente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que entró en vigor en 1994.

"Lo que a nosotros nos interesa es que se firme para que esas incertidumbres de alguien que quiere venir a invertir en el país, con una visión de largo plazo, queden resueltas. Entonces, esa es la única situación que nos puede afectar, que algunas inversiones sigan detenidas, pero no serían todas", precisó.

El representante del sector privado argumentó que la ratificación del T-MEC, sumada al plan de infraestructura que anunciarán junto al presidente Andrés Manuel López Obrador la próxima semana, son "dos buenas noticias" para la economía del país.

Pese a negar que el crecimiento del PIB alcance un nivel de 4 % para el próximo año, como se ha planteado el Gobierno mexicano, Salazar pronosticó que con estos dos factores podría llegarse a un crecimiento del 2 %, como contempla el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), que se discute ahora en el Congreso.

"Esas dos situaciones, en nuestra opinión, son hitos que te pueden explicar un cambio en la tendencia de crecimiento para el próximo año", manifestó.