EFE NewsSan Francisco

El fabricante de chips Intel presentó este jueves unos beneficios de 21.048 millones de dólares al cierre de su ejercicio fiscal 2019, ligeramente por debajo de lo ganado en el ejercicio anterior, cuando la compañía obtuvo 21.053 millones.

Durante los pasados doce meses, la empresa con sede en Santa Clara (California, EE.UU.) ingresó 71.965 millones de dólares, más que los 70.848 facturados en 2018, pero un incremento en los costes operativos hizo que esa subida de la facturación no se tradujese en un aumento de beneficios.

Por su parte, los accionistas de Intel obtuvieron unas ganancias acumuladas de 4,71 dólares por título, por encima de los 4,48 del año anterior, ya que aunque los beneficios bajaron, durante el pasado ejercicio Intel recompró un número sustancial de sus acciones.

Los resultados de explotación (antes de intereses e impuestos) de la compañía fueron en 2019 de 22.035 millones, frente a los 23.316 obtenidos en los doce meses anteriores.

Durante el pasado ejercicio, el fabricante de microprocesadores aumentó su deuda a largo plazo hasta los 25.308 millones de dólares, cuando había cerrado 2018 con 25.098 millones.

En cuanto a los resultados trimestrales, en los que más se fijaban los analistas en Wall Street, Intel ganó entre octubre y diciembre del año pasado 6.905 millones de dólares, por encima de los 5.195 del mismo período del ejercicio anterior.

En su último trimestre de 2018, la empresa de Santa Clara facturó 18.657 millones de dólares, un 9,4 % más que lo ingresado entre octubre y diciembre de 2017, mientras que sus acciones supusieron un beneficio de 1,12 dólares por título para los inversores, frente a las pérdidas de 15 centavos de hace un año.

"En 2019, ganamos cuota de mercado en un sector expansivo que pide más capacidad para procesar, mover y guardar datos", indicó al presentar los resultados el consejero financiero y consejero delegado interino de la empresa, Bob Swan.

Los resultados presentados por Intel animaron a los inversores en Wall Street, y las acciones de la compañía subían un 6,13 % hasta los 67,20 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués neoyorquinos.