EFE NewsChicago (IL)

La multinacional Tyson Foods Inc. suspendió a varios gerentes de su planta en Waterloo (Iowa) después de que fueran acusados de participar en apuestas sobre cuántos empleados del frigorífico, muchos de ellos latinos, se enfermarían con la covid-19.

La empresa, que produce el 20 % de los productos de carne vacuna, cerdo y pollo que se consume en el país, y tiene más de 139.000 empleados, mayoritariamente latinos, informó que se ha iniciado una investigación independiente encabezada por el exfiscal general Eric Holder.

"Tyson Foods es una empresa familiar y estas alegaciones no representan lo que somos", dijo en un comunicado el director general Dean Banks, desde las oficinas centrales en Springdale, Arkansas.

Según lo informado, las acusaciones figuran en una demanda presentada contra la empresa por la familia de Isidro Fernández, un empleado de la planta de procesamiento de cerdo de Waterloo que se contagió de la covid-19 y murió el 26 de abril.

La demanda alega "tergiversaciones fraudulentas, negligencia grave y desprecio por la seguridad de los trabajadores" en esa planta.

Waterloo es una de las varias instalaciones de la multinacional que experimentaron brotes de coronavirus, que afectaron a 1.000 de sus 2.800 empleados, y debió detener sus actividades para tareas de limpieza y desinfección.

Hasta mayo, Tyson Foods registraba 4.600 casos y 18 muertes en todas sus plantas, según la publicación Business Insider.

Según los documentos presentados en la corte, los supervisores tendrían orden de la empresa para negar la existencia de "casos confirmados" o "pruebas positivas" de coronavirus en las instalaciones de Waterloo, ya en el mes de marzo.

"Fue alrededor de la fecha del fallecimiento de Fernández que, Tom Hart, gerente de planta de Waterloo, organizó un grupo de apuestas para supervisores y gerentes, donde el que acertara cuántos empleados darían positivo de la covid-19 se llevaba todo el dinero en efectivo", señala la demanda.

Banks, que calificó el supuesto comportamiento de sus gerentes como "perturbador", figura entre los acusados por la demanda, además del presidente de la compañía, John Tyson, y otras jerarquías.