EFEDenver (CO)

Los jóvenes adultos latinos de Estados Unidos han desarrollado una actitud propia y única hacia el dinero, sean préstamos, compras o donaciones, que se diferencia marcadamente de la forma en que los jóvenes de otros grupos ven sus finanzas personales, revela un estudio nacional difundido este miércoles.

El reporte, preparado conjuntamente por las consultoras de opinión pública Lifeway Research y AdelFI, encontró que en general todos los jóvenes adultos (25 a 40 años) del país tienen una “complicada relación” con el dinero y son menos proclives que generaciones anteriores a realizar donaciones para obras de caridad, sean o no religiosas.

Pero al analizar 50 posibles actitudes hacia el dinero en distintos contextos (como servicios financieros, deudas, compras y ahorros), los investigadores encontraron que, excluyendo las tarjetas de crédito, los hispanos son quienes menos acceden a instituciones financieras.

De hecho, apenas 9 % de los jóvenes latinos, además de tarjeta de crédito, tienen otras cuatro cuentas bancarias (cheques, ahorro y dos préstamos), como sucede con la mayoría de los jóvenes de otros grupos étnicos.

A la vez, poco más de uno de cada tres latinos (35 %) tienen una sola tarjeta de crédito, el porcentaje más alto entre todos los grupos.

Otra diferencia significativa es que sólo uno de cada cinco latinos (20 %) está de acuerdo en que “es mejor comprar sólo productos de alta calidad”, en comparación con el 37 % de los jóvenes de otros grupos con esa actitud. Y 8 % de los hispanos afirman que comprarían algo “porque esta de moda”, tres veces menos que entre blancos y afroamericanos.

El reporte también determinó que 35 % de los hispanos consultados tienen un presupuesto, contra 49 % en los otros grupos.

Pero no todas esas diferencias respecto al dinero tienen un sesgo negativo, ya que los latinos son el grupo menos proclive para realizar compras impulsivas, con 21 % frente al 31 % en los otros grupos.

Y los hispanos son quienes menos presionados se sienten a comprar algo porque sus amigos ya lo compraron (26 % contra 37 %). Además, 78 % de los hispanos afirman no tener deudas hipotecarias, superando incluso a los blancos (71 %). Y más de la mitad (52 %) de los jóvenes adultos latinos consideran que es mejor no endeudarse, contra 27 % de los otros grupos.

Finalmente, 79 % de los latinos afirman que no realizaron ninguna donación durante el último año ni consideran realizar donaciones anuales a organizaciones religiosas no caritativas o a instituciones educativas, el más alto porcentaje entre todos los grupos.

Dejando de lado el factor étnico, el estudio encontró que sólo la tercera parte de los jóvenes adultos de Estados Unidos toman decisiones financieras basándose en sus creencias religiosas. A la vez, casi la mitad (47 %) consultan con los padres o con sitios web antes de realizar una compra o inversión importante.

La encuesta no explica las posibles razones de esas diferencias pero, según Scott McConnell, director ejecutivo de Lifeway Research, “todos los jóvenes adultos de Estados Unidos son muy conscientes de que están tratando de hacer una diferencia en la sociedad con sus compras”.