EFEUSAWashington

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, afirmó hoy que no prevé más cambios en los tipos de interés después de tres recortes consecutivos, al destacar que las "favorables" perspectivas económicas apuntan al mantenimiento de la "expansión sostenida"

A pesar de "riesgos dignos de atención", como la moderación del crecimiento global y las consecuencias de la guerra comercial con China, Powell consideró "la sostenida expansión de la actividad económica" como "lo más probable".

"Vemos la actual posición en la política monetaria como que probablemente se mantenga apropiada mientras la información que vaya llegando sobre la economía sea consistente con nuestras perspectivas de crecimiento económico moderado, un fuerte mercado laboral y una inflación cercana a nuestro objetivo simétrico del 2 %", afirmó en su discurso preparado ante el comité económico conjunto del Congreso.

Asimismo, el presidente del banco central aseguró ante los legisladores que "este favorable escenario de base refleja los ajustes hechos para ofrecer apoyo a la economía".

Después de tres recortes consecutivos, los tipos de interés de referencia se encuentra actualmente entre el 1,5 % y el 1,75 %.

Las palabras de Powell contrastan con la insistencia del presidente Donald Trump por mayores recortes en el precio del dinero y su reiteradas críticas a la Fed, a la que ha acusado de suponer un obstáculo a la expansión económica.

"Como predije, Jerome Powell y la Reserva Federal han permitido que el dólar se vuelva demasiado fuerte, especialmente en relación a todas las demás divisas, de modo que nuestros fabricantes se han visto negativamente afectados", sostuvo Trump en su cuenta de Twitter en octubre.

"Los tipos son demasiado altos. Son sus propios enemigos, no tienen ni idea. ¡Patético!", agregó

Las tres bajadas seguidas del precio del dinero por parte de la Fed se produjeron después de que parezca confirmarse la trayectoria de ralentización de la economía con una tasa anual en el tercer trimestre del año del 1,9 %, después del 3,1 % en el comienzo del año y 2 % en el segundo trimestre.

También el Fondo Monetario Internacional (FMI), ha rebajado las previsiones para la economía nacional a un 2,4 % este año y situado las de 2020 en el 2,1 %.

Los indicadores continúan enviando, sin embargo, señales dispares sobre la salud de la economía, especialmente por la solidez exhibida por el mercado laboral, con una tasa de desempleo por debajo del 4 %.

Powell realizó, por otro lado, una llamada de advertencia al indicar que "el contexto de bajos tipos de interés puede limitar la capacidad de la política monetaria para respaldar la economía", especialmente en relación a la elevada deuda y creciente déficit presupuestario.

El déficit presupuestario del Gobierno se disparó un 26 % en el año fiscal 2019 hasta rozar el billón de dólares (984.000 millones) la cifra más alta en siete años, informó el mes pasado el Departamento del Tesoro.

El desequilibrio fiscal como porcentaje del producto interior bruto (PIB) pasó del 3,8 % en 2018 a 4,6 % este año.

Esta alza se produce pese a las promesas del presidente Trump de reducir el desequilibrio en las cuentas públicas y tras una reforma de impuestos que incluyó notables recortes para las empresas y, en menor medida, para los trabajadores.

"El presupuesto federal está en una senda insostenible, con una deuda alta y en aumento. Con el tiempo, estas proyecciones podrían constreñir la voluntad o capacidad fiscal de las autoridades durante un frenazo", alertó Powell.

La próxima reunión de la Fed está prevista para el 10 y 11 de diciembre.