Miami, 18 feb (EFE). La ocupación hotelera en Tampa durante el fin de semana de la reciente edición del Super Bowl alcanzó el 92 % pese a la pandemia y superó el 85 % de la final de fútbol americano que se celebró en 2009 en esa misma ciudad floridana.

Visit Tampa, la agencia de promoción turística de esa ciudad, detalló este jueves que los ingresos hoteleros fueron más de 14 millones de dólares, un 166 % más altos que en el mismo período del año pasado.

Precisó que febrero de 2020, antes de que comenzara la pandemia en Florida, fue el segundo mejor mes de ingresos hoteleros en la historia del condado de Hillsborough, donde está Tampa.

Según un sondeo de la entidad, Tampa, St. Petersburg y Orlando, ciudades del centro de Florida, fueron los principales mercados de los que provenían los huéspedes atraídos por la edición 55 del Super Bowl, que disputaron los Buccaneers de Tampa y los Chiefs de Kansas City.

"El año pasado fue increíblemente desafiante para nuestras empresas locales y la industria de la hospitalidad, por lo que el impacto económico del Super Bowl LV es tan significativo", subrayó Jane Castor, alcaldesa de Tampa.

La afluencia de turistas al estado de Florida en 2020, donde han muerto desde el pasado 1 de marzo casi 30.000 personas debido a la pandemia de la covid-19, fue un 34 % menor a la de 2019, según cifras oficiales preliminares divulgadas esta semana.

En 2020 visitaron Florida 86,7 millones de turistas, de ellos unos 3 millones llegados desde el extranjero, según Visit Florida, el organismo que promociona el turismo hacia este estado sureño y tropical.

Por su parte, Visit Tampa resaltó que los lugareños y los residentes cercanos decidieron tomar una habitación para escaparse del ambiente de la pandemia durante la final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL)

Turistas de Kansas City, hogar de los Chiefs, Nueva York, Dallas y Atlanta también estuvieron en la lista de visitantes de la final, en la que salieron victoriosos los Buccaneers de Tampa (Florida) por un demoledor 31-9 en el Estadio Raymond James.

"Nos presentaron varios desafíos únicos, pero nuestra comunidad se unió y finalmente demostró que incluso con más inventario de hoteles, un equipo local y una pandemia, este destino estaba preparado para albergar uno de los juegos más memorables e impactantes en un momento crítico de nuestra historia", señaló en un comunicado Santiago C. Corrada, presidente de la entidad.