EFE NewsChicago (IL)

Las familias afroamericanas e hispanas pagan entre un 10 y un 13 % más de impuesto a la propiedad todos los años que las familias blancas, según un estudio sobre desigualdades raciales impositivas divulgado esta semana.

El trabajo, realizado por los economistas Carlos Avenancio León, de la Universidad de Indiana, y Troup Howard, de la Universidad de California, en Berkeley, no fue diseñado para probar la existencia de discriminación "activa" en la tasación inmobiliaria que realizan ciudades y estados, pero esto no se puede descartar, señalan los autores.

Los economistas analizaron más de una década de tasaciones impositivas realizadas a 118 millones de propiedades en todo el país, y en casi todos los estados los impuestos en las áreas pobladas por minorías fueron mayores que en el resto.

En una misma jurisdicción, el peso fiscal desproporcionado sobre los residentes afroamericanos e hispanos es de entre un 10 y 13 % más que los residentes blancos.

El promedio de tasación para los afroamericanos es del 12,7 % más que los blancos, mientras que si se consideran en conjunto afroamericanos e hispanos, esa brecha es del 9,8 %, señala el estudio.

El estudio señala que la diferencia impositiva que pagan las minorías, que puede llegar a 790 dólares anuales, no se basa solamente en la calidad de los edificios o el valor de la tierra, sino además en la composición racial del vecindario.

Los autores señalan que las desigualdades impositivas son más evidentes porque en muchos casos los afroamericanos e hispanos tienen salarios menores que los blancos y se les hace más difícil adquirir la casa propia.

Esta situación se ha complicado en la actualidad con los problemas económicos y de desempleo provocados por la pandemia del COVID-19.

Desde el comienzo de la cuarentena que paralizó al país desde mediados de marzo, 1 de cada 5 hogares afroamericanos se atrasó en el pago de por lo menos un mes de hipoteca, comparado con 1 de cada 20 hogares blancos.