EFEUSAWashington

Expertos de ocho países, más la Unión Europea (UE), se unirán a la Administración de Aviación Federal (FAA, en sus siglas en inglés) de Estados Unidos para revisar la certificación otorgada a los aviones Boeing 737 MAX, informaron hoy medios de comunicación estadounidenses.

Esos expertos participarán en el equipo creado a principios de este mes por la FAA y que cuenta con la colaboración de la Agencia Espacial Estadounidense, NASA, para revisar a fondo la certificación del sistema de control automático de ese tipo de aviones.

Los países que tomarán parte en esta iniciativa son Australia, Brasil, Canadá, China, Japón, Indonesia, Singapur y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

El objetivo es examinar el software de los Boeing 737 MAX, su diseño y la interacción de los pilotos con ese sistema para determinar si se han aplicado todas las regulaciones e identificar posibles mejoras que se puedan aplicar.

Se espera que el equipo se reúna por primera vez el 29 de abril y que su trabajo se prolongue durante noventa días.

La FAA dijo que tras su revisión inicial del sistema antibloqueo de los Boeing 737 MAX, señalado como posible responsable de los dos mortales accidentes de estas aeronaves en menos de cinco meses, considera que es "operativamente adecuado".

En un borrador distribuido por la FAA, la Junta de Estandarización de Vuelos de esta agencia recomendó que los pilotos de ese tipo de aeronaves reciban una entrenamiento informático adicional para utilizar el sistema de vuelo automatizado MCAS.

Mientras, más de 300 modelos 737 MAX permanecen en tierra por orden del Gobierno estadounidense.

Hace un mes el presidente de EE.UU., Donald Trump ordenó suspender todos los vuelos de este modelo después de que se determinase que el sistema MCAS que incorporan estas aeronaves estuvo implicado en los accidentes de marzo en Etiopía y octubre en Indonesia en los que murieron 346 personas en total.

De momento, Boeing ha paralizado las entregas de sus modelos 737 MAX y reducido su producción, mientras se encuentra en proceso de modificar el sistema automatizado para evitar fallos como los acontecidos en Etiopía e Indonesia.