EFEUSANueva York

El gigante farmacéutico Purdue Pharma, fabricante del opiáceo altamente adictivo OxyContin, se ha acogido a la Ley de Quiebras de Estados Unidos para "finalizar e implementar el acuerdo" que ha alcanzado con una parte de sus demandantes, según informó este lunes la firma en un comunicado.

La familia Sackler, propietaria de Purdue, acordó la semana pasada renunciar a "todo el valor" de su empresa para resolver las reclamaciones que tiene en juzgados de todo el país por su papel en la epidemia nacional de opioides, y dijo que contribuiría con 3.000 millones de dólares a esa resolución global.

Purdue se declaró en quiebra esta madrugada en un tribunal de Nueva York, según documentos revisados por EFE, y hoy afirmó que tiene "un principio de acuerdo sobre un marco de trabajo para cerrar los litigios relacionados con los opioides en EE.UU.".

El acuerdo tentativo que alcanzaron Purdue y las administraciones pasaba por reestructurar la compañía a través de un proceso de bancarrota, convertirla en un fondo público benéfico, destinar la recaudación de OxyContin a pagar los gastos de los demandantes y a desarrollar tratamientos contra la adicción y las sobredosis.

En su nota, Purdue estimó que el acuerdo proveerá "más de 10.000 millones de dólares para paliar la crisis de opioides" y desgranó varios puntos que coinciden con lo que ya se conocía, con la novedad de que los Sackler aportarán potencialmente más de 3.000 millones "por las ventas de sus antiguos negocios farmacéuticos en EE.UU.".

El presidente de la junta directiva de Purdue, Steve Miller, sostuvo en la nota que Purdue, según ese acuerdo, dedicará "todos sus activos y recursos al beneficio del público estadounidense".

"El marco de este acuerdo evita malgastar cientos de millones de dólares y años en un prolongado litigio, y en cambio ofrecerá miles de millones de dólares y recursos esenciales a las comunidades de todo el país que intentan afrontar la crisis de los opiodes", agregó Miller.

Purdue reveló que la firma resultante de la renuncia de los Sackler a sus activos se llamará NewCo, estará dirigida por una junta aprobada en el tribunal de Quiebras y aportará "decenas de millones de dosis de medicamentos para tratar las sobredosis de opioides y las adicciones a bajo costo o gratuitamente".

Acogerse a la Ley de Quiebras es el "siguiente paso en la implementación del histórico principio de acuerdo", afirmó Purdue, para quien el proceso judicial busca "facilitar una resolución ordenada y equitativa de todas las denuncias", así como "preservar el valor" de sus activos.

No obstante, según The New York Times, se espera que un grupo de estados, entre ellos Nueva York, que se han opuesto al acuerdo con Purdue y además han denunciado a la familia Sackler, rebatan esta decisión, ya que permitiría a los propietarios seguir participando en la industria desde una subsidiaria hasta que vendan su negocio.

Purdue destacó que su "profunda experiencia en el desarrollo de medicamentos será usada para beneficio del público estadounidense" gracias al acuerdo, con el que "podría proveer" fármacos como "nalmefene" o "naloxone" a administraciones locales y estatales con un precio reducido o gratis.