EFEWashington

Toyota anunció este lunes que construirá su primera planta de producción de baterías norteamericana en la localidad estadounidense de Liberty, en Carolina del Norte (EE.UU.), en la que invertirá 1.290 millones de dólares y que podrá fabricará al año las pilas necesarias para 1,2 millones de vehículos eléctricos.

La planta estará en operación en 2025 y tendrá cuatro líneas de producción, cada una con capacidad de montar paquetes de baterías de litio-ion para 200.000 vehículos, aunque Toyota dijo en un comunicado que su intención es ampliar las instalaciones a al menos seis líneas de producción.

Se prevé que la inversión de 1.290 millones de dólares en la planta de Liberty creará unos 1.750 empleos directos. Toyota también indicó que la planta utilizará exclusivamente energías renovables.

El dinero para crear la planta de Liberty es parte de un paquete de inversiones de unos 3.400 millones de dólares que Toyota anunció el pasado 18 de octubre, aunque entonces no reveló la cantidad destinada a la planta ni su ubicación.

El periódico The Wall Street Journal publicó hoy que las autoridades estatales y locales han ofrecido a Toyota hasta 435 millones de dólares en incentivos para instalar la planta en Carolina del Norte.

El consejero delegado de Toyota en Norteamérica, Ted Ogawa, señaló que Liberty es "el lugar ideal" para la planta de baterías porque Carolina del Norte "ofrece las condiciones adecuadas para esta inversión, incluidas las infraestructuras, la alta calidad del sistema de educación, el acceso a una fuerza laboral diversa y un ambiente acogedor para los negocios".

Toyota no ha revelado los modelos a los que la planta de Liberty suministrará baterías. En la actualidad, un 24 % de todos los vehículos que la empresa vende en Estados Unidos son eléctricos, híbridos o de pila de combustible.

El anuncio de Toyota es el último que los principales fabricantes de automóviles, incluida la marca japonesa, han realizado en Estados Unidos en los últimos meses referente a inversiones para la producción de vehículos eléctricos o baterías.

En octubre, Toyota anunció una inversión de 461 millones de dólares en la primera planta de montaje de automóviles que construyó en Estados Unidos, situada en el estado de Kentucky, para renovar la factoría con nuevos equipos y reducir su impacto medioambiental.

Tras la renovación, la planta, situada en la localidad de Georgetown y que lleva en funcionamiento 35 años, Toyota podrá montar nuevos vehículos en las instalaciones, incluidos coches eléctricos.

También, el 17 de noviembre Toyota presentó en Estados Unidos su último vehículo eléctrico, el todocaminos SUV bZ4X que aparecerá en los concesionarios estadounidenses a mediados de 2022.