EFEWashington

La multinacional estadounidense de transporte Uber anunció este miércoles unas pérdidas netas de 5.930 millones de dólares durante los primeros tres meses de 2022, unas 55 veces más que lo perdido en el mismo trimestre del ejercicio anterior.

Pese al enorme incremento de las pérdidas, la empresa tiene cada vez más ingresos, y los números rojos se explican por el gigantesco aumento de los costes, fundamentalmente inversiones e incentivos para atraer a conductores y pasajeros.

Desde su salida a bolsa en 2019, Uber ha revelado números rojos en prácticamente cada presentación de cuentas -con algunas breves excepciones trimestrales- pero su consejero delegado, Dara Khosrowshahi, mantiene que la empresa está en la senda adecuada para empezar a arrojar beneficios de forma consistente.

Durante los primeros tres meses de 2022, Uber incrementó significativamente sus ingresos, pasando de los 2.903 millones facturados durante el mismo período de 2021 a los 6.854 millones.

Por su parte, los accionistas de la empresa perdieron 3,03 dólares por título, frente a los seis centavos perdidos en los mismos tres meses del ejercicio pasado.

El principal escollo que tendrá que superar Uber para ser una empresa rentable será romper la estrecha proporcionalidad entre ingresos y gastos, por la que cada vez que logra aumentar la facturación, se le disparan también los gastos, especialmente en pagos a conductores, descuentos y mercadotecnia.

A lo largo del pasado año, coincidiendo con la recuperación de la actividad económica tras el período más grave de la pandemia de covid-19, los trayectos en Uber subieron un 27 % interanual hasta los 6.368 millones.

De las dos grandes áreas de negocio de Uber, el transporte de pasajeros es el que más está creciendo, un 58 % entre enero y marzo de 2022, y ya vuelve a acercarse tanto en volumen de viajes como en facturación al que fue el gran beneficiado durante la pandemia: el servicio de entrega de comida a domicilio Uber Eats.

El negocio de transporte de personas de Uber había sido tradicionalmente la principal fuente de facturación de la compañía, pero con el estallido de la pandemia se hundió y se vio superado por el segmento de entrega de comida a domicilio.

En paralelo, el servicio de paquetería (Uber Freight) está creciendo a un ritmo todavía mayor, multiplicando su facturación por seis en los últimos tres meses, pero su volumen total sigue siendo muy inferior al de comida y pasajeros.

En total, Uber cuenta con 115 millones de usuarios que se conectan a su plataforma por lo menos una vez al mes.

Las cuentas presentadas por Uber, mucho peores que las esperadas por los analistas, sembraron el pánico entre los inversores en Wall Street, y las acciones de la firma se desplomaban un 11,62 % hasta los 26,06 dólares por título a la media sesión en los parqués neoyorquinos.