EFEUSAWashington

Los precios de bienes y servicios aumentaron levemente en julio, con lo que la inflación interanual se situó en el 1,7 %, lo que la mantiene alejada del objetivo del 2 % marcado por la Reserva Federal (Fed) y podría disuadir al banco central de seguir subiendo los tipos de interés.

Tras una ligera caída en mayo y un dato invariable en junio, el índice de precios al consumo (IPC) aumentó el 0,1 % en julio, según los datos proporcionados hoy por el Departamento de Trabajo.

Eso provocó que la inflación interanual aumentara apenas una décima, hasta situarse en el 1,7 %, frente al 1,6 % reportado en junio y el 1,9 % de mayo.

El leve aumento es algo inferior al pronosticado por los analistas, que habían previsto un incremento del 0,2 % tanto en el IPC como en la inflación interanual, y mantiene ese último indicador muy lejos del 2,7 % que alcanzó apenas cinco meses antes, en febrero, cuando llegó a su mayor nivel en cinco años.

El dato sigue lejos del objetivo del 2 % marcado por la Fed, y podría desalentar al banco central a continuar con su política de subida gradual de los tipos de interés, que desde junio están entre el 1 % y el 1,25 %.

"El dato del IPC ha sido muy tenue, y eso no le va a gustar a la Fed", dijo el analista jefe de la agencia bursátil Think Markets UK, Naeem Aslam, al portal especializado Marketwatch.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, ha reconocido que hay incertidumbre en torno a la inflación, pese a que el desempleo se encuentra en el 4,3 %, el consumo sigue aumentando y el crecimiento económico moderado continuará durante 2017.

Yellen ha asegurado que, antes de que termine el año, la Fed comenzará a reducir la cartera de deuda que amplió tras la crisis financiera y también mantendrá el aumento gradual de los intereses, aunque los analistas no esperan que haya un nuevo ajuste hasta diciembre, debido en parte a los últimos datos de inflación.

La inflación subyacente, que excluye por su volatilidad los precios de la energía y alimentos, aumentó también en julio un 0,1 %, y en tasa interanual quedó en un 1,7 %, el mismo dato de junio.

El ligero incremento en el IPC se produjo en parte por el auge en el coste de la vivienda, los alimentos y los cuidados sanitarios, combinado con un bajón del 0,5 % en el coste de los vehículos nuevos, el mayor descenso de ese indicador desde agosto de 2009, según el informe del Departamento de Trabajo.

Los precios de la energía aumentaron el 0,2 %, y registran una subida del 1,1 % respecto a hace un año.

La gasolina se mantuvo invariable en julio y su precio ha aumentado un 3 % en el último año; mientras que la electricidad registró un incremento del 0,4 % el mes pasado, lo que supone un avance interanual del 2,6 %.

Los precios residenciales, que incluyen alquileres de vivienda y suponen un tercio del índice total, crecieron un 0,1 % el pasado mes, por lo que se encuentran un 3,2 % por encima de los 12 meses anteriores.

En cuanto a los alimentos, su precio aumentó el 0,2 % después de mantenerse invariable en junio, con lo que registran un incremento del 1,1 % respecto a hace un año.

La economía estadounidense creció a un ritmo anual del 2,6 % en el segundo trimestre de 2017, según el primer cálculo provisional publicado a finales de julio por el Gobierno, lo que duplica con creces el crecimiento registrado entre enero y marzo, que fue del 1,2 %,

El presidente, Donald Trump, ha prometido que la economía volverá a crecer entre el 3 % y el 4 % anual bajo su mandato, gracias a un impulso de la inversión en infraestructuras y un plan fiscal que reduciría los impuestos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), menos optimista, prevé que el crecimiento de EEUU será de un 2,1 % tanto este año como el próximo, debido a la "significativa incertidumbre" en torno a la política fiscal.