EFENueva York

Wall Street abrió este miércoles en verde y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, subía un 0,49 % a la espera de que concluya la reunión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed).

Cinco minutos después del inicio de las operaciones en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones sumaba 167,03 puntos, hasta 34.086,87, mientras el selectivo S&P 500 avanzaba un 0,44 % o 19,29 unidades, hasta 4.373,48.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, en el que cotizan las tecnológicas más importantes, progresaba un 0,24 % o 35,25 enteros, hasta 14.781,64.

El parqué neoyorquino remontaba esta mañana tras un inicio de semana abrupto por la crisis de la gigante inmobiliaria china Evergrande, que se ha producido en un mes tradicionalmente flojo para la bolsa.

La Reserva Federal concluye esta tarde su reunión mensual de política monetaria y después se esperan sus previsiones económicas trimestrales y la habitual rueda de prensa de su presidente, Jerome Powell.

Los inversores estarán atentos a cualquier pista sobre la retirada prevista en los próximos meses de los estímulos aplicados por el banco central para apoyar la economía durante la pandemia de covid-19.

Por otra parte, los inversores parecieron recibir con alivio el anuncio de pago de intereses de la filial inmobiliaria del grupo chino Evergrande a sus bonistas domésticos, tras los temores por una suspensión de pagos.

Todos los sectores corporativos operaban en verde, encabezados por el de la energía (2,23 %), el financiero (1,39 %) y el de materiales básicos (1,15 %).

La mayoría de las treinta cotizadas del Dow Jones registraban ganancias, lideradas por Chevron (2,16 %), Caterpillar (2,05 %), JPMorgan Chase (1,97 %) y Dow Inc (1,93 %).

En rojo se situaban media decena de firmas, la más perjudicada UnitedHealth (-1,24 %).

Fuera de ese grupo, FedEx caía un 8 % tras reportar unos menores beneficios trimestrales y rebajar sus previsiones de negocio por la falta de trabajadores.

En otros mercados, el petróleo de Texas subía a 71,61 dólares el barril, el oro cedía a 1.774,40 dólares la onza, el rendimiento del bono a 10 años se situaba en 1,324 % y el dólar perdía terreno frente al euro, con un cambio de 1,1725.