EFEWashington

La secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, aseguró este domingo que no cree que se vaya "a perder el control" de la inflación en el país, aunque reconoció que espera que los precios se mantengan elevados hasta la mitad del próximo año.

Así lo indicó Yellen en una entrevista en la cadena CNN al ser preguntada por la creciente preocupación sobre la persistente inflación, alimentada por los problemas de suministro globales.

"No creo que vayamos a perder el control de la inflación", dijo la primera mujer al frente del Departamento del Tesoro en la historia de Estados Unidos.

Yellen recalcó que la tasa de inflación anual "se mantendrá alta el próximo año debido a lo que ya ha ocurrido", pero sostuvo que espera "una mejora en la segunda mitad del próximo año".

" A medida que avanzamos con la pandemia, espero que estos cuellos de botella remitirán. Y los estadounidenses volverán a la fuerza laboral a medida que las condiciones mejoren", agregó.

La tasa de inflación cerró el pasado mes de septiembre en el 5,4%, lo que supone niveles no vistos en Estados Unidos en más de una década.

El gasto de los consumidores, que en EE.UU. representa casi dos tercios de la actividad económica, ha contado con generosas distribuciones de dinero por parte del gobierno desde marzo de 2020.

Otros factores que contribuyen a la inflación son la escasez de mano de obra que sigue empujando los sueldos al alza, y los trastornos en las redes mundiales de suministros, que causan demoras en la entrega de materiales y productos.

Esta continuada subida de precios en el país ha generado inquietud en el país, especialmente debido a que la Reserva Federal (Fed) de EEUU apuntó a comienzos de año que sería de carácter "transitoria" y ha reconocido ahora que podría durar más de lo anticipado.

De hecho, el banco central estadounidense ha señalado que podría comenzar la retirada gradual del estímulo monetaria en su próxima reunión de noviembre, mediante la reducción en el volumen de su programa de compra mensual de bonos por valor de 120.000 millones de dólares.

El banco central estadounidense mantiene los tipos de interés en el rango cercano a cero y las citadas inyecciones de liquidez desde marzo de 2020, para apoyar a la economía tras el impacto de la pandemia.

En septiembre, la Fed rebajó sus previsiones de crecimiento económico hasta el 5,9 % este año, frente al 7 % estimado hace tres meses; mientras que elevó levemente las de inflación del 3,4 % al 4,2 % para final de 2021.